José Antonio Bazán Cumplido y El Habibe El Hany se han convertido, en apenas dos días, en los nuevos héroes del barrio de Nervión  tras evitar el robo de un cocheocupado por una señora, en los alrededores del centro comercial El Mirador. Gracias a estas dos personas y al sistema de arranque del BMW X5 todo quedó en un gran susto.

Todo sucedió a plena luz del día y con la presencia de un gran número de transeúntes. Cuenta El Habibe El Hany, uno de los «héroes» de la historia y de procedencia marroquí, que momentos antes del intento de robo, el ladrón había tenido un altercado con la Policía Nacional, «estaban pidiendo la documentación y él se negó a dársela, incluso le pegó un bofetón». El Habibe confiesa que no había visto nunca al delicuente por esta zona, sin embargo, Juan Antonio, que lleva quince años aparcando en este sitio, sí lo conocía de antes y añade que «este hombre ya ha estado varias veces en la cárcel por robo».

Dicen que todo ocurrió muy rápido, que el ladrón estaba hablando con ellos y que de repente se puso a correr hacia el coche que estaba abandonado y con las llaves puestas. «De pronto comenzamos a escuchar gritos de socorro y acudimos para ver lo que pasaba», declara Juan Antonio. No lo dudaron ni un momento, se abalanzaron sobre el ladrón y lo redujeron hasta que llegó la policía y lo detuvo.

La confianza del conductor, en esta ocasión, le jugó una mala pasada que finalmente quedó en una desagradable anécdota. El Habibe, ya más relajado y entre risas dice que «menos mal que no sabía arrancar el coche, sino no estamos contando esto». Ninguno de los dos considera que haya realizado ninguna hazaña digna de reconocer, «sólo hicimos lo que debíamos», indica el marroquí. Definen a la señora asaltada como muy mayor e indefensa y comentan que lo hubiesen hecho por cualquier otra persona, pero que más aún por una mujer de estas características.

Afirman que la señora agredida estaba muy nerviosa y que la joven que la acompañaba también, pero que tuvieron la oportunidad de hablar con ellas y éstas le agradecieron infinitamente la ayuda.