La Federación Andaluza de Municipios instalará su sede en las antiguas naves de Renfe tras ser desalojadas en el día de ayer. Debido a que el edificio está protegido, este proceso llevará al menos dos años hasta la finalización de la reconstrucción. Estos terrenos estaban concedidos desde hace unos años a esta entidad pero no ha sido hasta ahora cuando, mediante una orden judicial, han podido proceder al desmantelamiento del asentamiento que desde hace tiempo existía en los edificios ruinosos que hay en la explanada que separa las calles Enramadilla y Campamento, junto al barrio de San Bernardo.

La Policía Local lleva un mes trabajando para mentalizar a las personas que aquí estaban alojadas del proceso que se iba a llevar a cabo. Algunos de ellos ya se habían marchado y otros muchos ya tenían sus cosas recogidas. La delegada del Distrito de Nervión, Pía Halcón, ha explicado que todo se llevo a cabo con «normalidad, excepto el caso de dos mujeres de nacionalidad española, que tras el aviso de desalojo se refugiaron en un edificio de una promotora en la calle Tentudía». Tras poner resistencia y negarse a irse con el personal de asuntos sociales la Policía Nacional procedió a su detención para tomar datos.

Han sido más de 23 las personas desalojadas, la mayoría españolas y rumanas. Asunto Sociales se ha hecho cargo de los que aceptaron la ayuda, entre ellos una familia rumana a la que van a ayudar para que viajen a La Coruña, donde tienen familia. El otro caso es el de una familia que tiene un hijo adolescente enfermo y se les facilitará la vuelta a Rumanía.  La policía hará un seguimiento del resto de personas que se opusieron a la ayuda de asuntos sociales.

En este dispositivo, según ha informado la delegada del distrito y la portavoz adjunta de la Policía Local de Sevilla, Cristina Rodríguez, han actuado efectivos de la Policía Nacional, la Policía LocalProtección Civil, los servicios de emergencias sociales, Lipasam y el área de Parques y Jardines del Consistorio, que  cuando finalice la operación llevarán a cabo la poda de los árboles de la zona que están muy abandonados. La intervención, iniciada en la mañana del miércoles, se prolongará alguna jornada más dado que además del desalojo del asentamiento, las labores incluyen la limpieza de todo el entorno.