Los niños de Las Almenas ya han llevado sus cartas de deseos y regalos al corresponsal de Sus Majestades Los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar. El Cartero Real llegó al barrio a eso de las doce del mediodía y  fijó su estancia en la sede de la Asociación Cultural y Cofrade Nuestro Padre Jesús de la Paz en su Sagrado Lavatorio y Nuestra Señora del Consuelo y Desamparo, situada en la avenida Profesor Tierno Galván.

Hasta las dos del mediodía en un reguero continuo de niños, niñas, padres y abuelos y, en definitiva,vecinos del entorno, estuvo recogiendo las cartas el emisario real, así como escuchando las peticiones que le hacían los pequeños.

La jornada discurrió con muy buen ambiente navideño y un goteo constante de visitantes que marcaron el tiempo que el Cartero Real, ideado por este grupo de cofrades, se mantuvo en su majestuosa silla. La sala que acogió al ilustre visitante estaba presidida por la imagen titular mariana de esta asociación, una estancia que también dejaba ver el espectacular Belén, lleno de detalles, que tiene montado la entidad para el disfrute de todos los que quieran visitarlo.

Un ambigú ejercía de anfitrión previo y el tiempo estuvo en su sitio. Típico tiempo de Navidad. El objetivo se cumplió con creces, y es que los niños más pequeños, y no tan pequeños, disfrutaran de su corresponsal favorito y recibieran, a cambio de entregar sus cartas y expresar sus deseos, caramelos y otros presentes que han endulzado la mañana a los asistentes del Distrito Norte.

A los niños ahora les queda una espera inquieta, una impaciencia que se vivirá en todos los hogares de los vecinos del Distrito Norte, pues las cartas de los pequeños ya van camino de Oriente.