La cita fotográfica más importante del año en Sevilla, Photoquivir, empieza a desvelar algunos interrogantes sobre su tercera edición. Este año, como novedad, el encuentro a nivel mundial se amplía a tres días, del viernes 5 al domingo 7 de junio, y además de las ponencias y una gymkhana por el centro de la ciudad, los aficionados a la fotografía podrán retratar el monasterio de San Jerónimo.

La sola publicación del cartel con algunos datos de Photoquivir ha desatado la curiosidad de muchos aficionados de toda España, también del extranjero. Y eso que todavía no se ha abierto el plazo de inscripciones, que se suelen agotar a las pocas horas de ponerse -de forma gratuita- a disposición de los interesados, que deberán esperar hasta mediados de mayo, ha adelantado la organización.

Photoquivir-2015Lo que sí se conoce es que Photoquivir arrancará su programación la tarde del viernes 5 en el monasterio de San Jerónimo, de 19.00 a 23.00 horas. «Esta actividad no requiere inscripción el único requisito es acudir con una cámara fotográfica y poder disfrutar con las actividades fotográficas que tendremos preparadas», explica Carlos Romero, codirector de Photoquivir y responsable de Martín Iglesias, una de las empresas organizadoras.

Otra cuestión ya revelada es el nombre de los ponentes. Ramón Navarro ofrecerá una sobre la fotografía de deporte; Andrés Domínguez, sobre naturaleza; Ana Cruz, de niños; y Gus Geigo, un workshop en directo con la gimnasta olímpica Carolina Rodríguez. Todas serán en Fibes, el sábado 6 de junio desde las 11.00 hasta las 19.00 horas. El día se completa con varias actividades, donde los organizadores prometen sorpresas, en la plaza de España de 20.00 a 24.00 horas.

Por último, durante la mañana del domingo 7 de junio, los organizadores proponen una divertida gymkhana por el centro de Sevilla, con unas divertidas pruebas fotográficas y un sorteo final con grandes regalos. Esta actividad si requiere inscripción será gratuita hasta completar aforo.

Impacto económico

Los responsables de Photoquivir adelantan que en su tercera edición, esta cita con la fotografía traerá una mayor repercusión económica para la ciudad. A más días, el número de pernoctaciones subirá y, con ellas, mayores ingresos para el sector hotelero y de la restauración. Según los datos barajados por la organización, se estima que en 2015 se bata el récord de participantes y se superen las 2.000 inscripciones, lo que hará que la cita sea «uno de los mayores encuentros de fotógrafos del mundo» y Sevilla se convierta en «la capital europea de la fotografía».