A las 20:30 horas de ayer sábado, con una hora de retraso respecto al horario previsto, salía la imagen titular de la hermandad de Pino Montano, Nuestro Padre Jesús de Nazaret, en solemne y piadoso Vía Crucis por las calles de su feligresía.

Mucho público y numerosos vecinos del barrio, así como hermanos de la propia corporación, acompañaron a la talla que hiciese Fernando Castejón desde que se abrieron las puertas de la Parroquia de San Isidro Labrador hasta que se volvieron a clausurar tras la vuelta del señor a su templo.

La Cruz de guía ejercía de faro, mientras era seguida por algunas parejas de hermanos con vestimenta oscura que portaban cirios.

Con una túnica lisa de color morado y potencias, así aparecía en el dintel de la puerta cuando la noche era ya una realidad, el señor de Pino Montano. Las andas sobre las que se asentaba la imagen fueron portadas por miembros de las cuadrillas del propio misterio de la hermandad, así como costaleros del palio o miembros del grupo joven. Tras una nube de incienso densa que lo precedía junto a seis ciriales se dejaba entrever un exorno floral muy variado, así como cuatro cirios que ejercían a modo de iluminación en las esquinas de las andas.

El acompañamiento musical de capilla creaba ese ambiente recogido, que a la par que se rezaban las catorce estaciones, hacían que el acto del Vía Crucis se hiciera como mandan los eruditos en la materia.

Pino Montano ya cuenta los días que quedan para su día grande, para el próximo 22 de Marzo, fecha en la que será Viernes de Dolores.