Como cada año a finales del mes de septiembre, San Jerónimo, patrón de este barrio del Distrito Norte, salió procesionalmente por las calles de su feligresía dando buena cuenta de la devoción que se le tiene a este santo por todos los rincones de su barrio. A las seis de la tarde se puso en la calle el paso, acompañado por la Banda Juvenil de la Cigarreras, con claveles rojos, lirios morados y una cantidad considerable de personas que caminaban detrás de San Jerónimo. Una procesión que duró hasta pasada la medianoche y que congregó además de a todo su barrio, a un buen número de curiosos, cofrades y representantes de la zona y del propio Distrito Norte.

«No podemos faltar a una de la expresiones de fe y procesiones más importantes de nuestro distrito, sin ir más lejos es una de las tallas más antiguas y veneradas del Norte», explica el Delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho, que acompañó a la procesión. Por otro lado, el hermano mayor de la hermandad, Martínez Estramera, portaba orgulloso su vara, y añadía que «es una alegría enorme ver al barrio volcado. Estamos ante una procesión que lleva innumerables años realizándose. Es una talla anónima, muy antigua. Hoy es el día grande de San Jerónimo». Un barrio que ha celebrado precisamente su Velá este fin de semana porque son las fiestas en honor a su patrón. San Jerónimo, un barrio y una devoción.