La Junta Municipal del Distrito Norte ha aprobado en la última sesión celebrada el pasado miércoles en el Centro Cívico Entreparques una moción presentada por Izquierda Unida en la que llama al Gobierno local a retomar la negociación con el comité de empresa de Lipasam y cesar «su campaña de satanización contra los trabajadores». La propuesta salió adelante pese a los votos en contra de los representantes del Partido Popular.

Pocas horas después de la última, y segunda, reunión de negociación entre el Ayuntamiento y el comité de empresa de Lipasam, que se saldó sin acuerdo entre las partes, los representantes de Izquierda Unida sacaban adelante una moción en la Junta Municipal del Distrito Norte. En la misma, se insta a Gobierno local a retomar el diálogo con el comité de empresa de Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam) «a fin de alcanzar un acuerdo satisfactorio que ponga fin a la actual huelga indefinida convocada por la plantilla para impedir el empeoramiento de sus condiciones laborales», recogía la moción.

A tenor de las últimas tesis transmitidas en los medios de comunicación, en las que el Ayuntamiento anunciaba la posibilidad de contratar a una empresa para la recogida de basurasel representante de IU en la Junta Municipal de Distrito, Luciano Gómez, ha criticado con dureza al Gobierno local por «contratar esquiroles». Durante el debate de la moción, el líder de IU en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha tildado de «irresponsabilidad» el hecho de que el Ayuntamiento no se haya sentado a negociar con los trabajadores hasta el octavo día de huelga.

En este sentido, el delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho, ha asegurado que los actos vandálicos registrados en los últimos días ha hecho que el Gobierno local haya evitado las negociaciones. «No vamos a negociar mientras persistan la quema de contenedores de basura; no podemos permitir la coacción de una de las partes a la otra», ha detallado García Camacho, quien ha recordado que la negociación ya se hizo el pasado mes de abril, en el que se alcanzó un acuerdo entre los trabajadores y la empresa y que ahora, meses más tarde, no es válido para el comité de empresa.

Varios representantes de asociaciones reprochado los «escasos servicios mínimos en un sector que tiene tanto impacto para la ciudad». Este punto suscitó uno de los momentos más encendidos del debate con cruces de declaraciones entre el portavoz de una asociación cultural y el líder de IU, Rodrigo Torrijos.

El debate, más propio de un pleno del Ayuntamiento que de una Junta Municipal de Distrito, crispó a varios representantes de las asociaciones de vecinos, quienes reprocharon a los líderes políticos que aprovecharan los micrófonos de la Junta de Distritos para hacer mítines políticos. «Aquí venimos a arreglar los problemas de barrio y no a escuchar consignas políticas, ni de Torrijos ni de Serrano», criticó uno de los vecinos. «Los problemas del Ayuntamiento se arreglan en el Ayuntamiento; si en las Juntas de Distrito no se hablan de los problemas del barrio, no sirven para nada», denunció este representante vecinal visiblemente contrariado.

La moción, aprobada con los votos a favor de IU, PSOE y varias asociaciones, es idéntica a la aprobada días antes en la Junta Municipal del Distrito Cerro-Amate. La huelga de Lipasam llega a su undécimo día con más de 7.000 toneladas de basura en las calles y con los vecinos preguntándose hasta cuándo.