«Hasta que no se derriben las naves de AENA no habrá solución a los asentamientos». Así de tajantes se muestran los vecinos de El Gordillo, quien en los últimos días han pedido al Ministerio de Defensa que agilice los trámites que lleven al derrumbe de estas instalaciones en desuso y mal estado para evitar que continúen siendo ocupadas. Los vecinos advierten de inseguridad en la zona.

A la misma conclusión ha llegado el concejal delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, quien ha asegurado que la «solución definitiva pasa por el derrumbe de las instalaciones en ruinas». El concejal ha anunciado que el Ayuntamiento está trabajando para firmar un convenio con Defensa, que es el titular de las instalaciones “«ara que se haga cargo y así erradicar el problema».

El presidente de la Asociación de Vecinos «Los Girasoles» de El Gordillo, Esteban Expósito, ha explicado que este terreno de Defensa fue cedido en su momento a AENA, que realizó las citadas edificaciones que ya no están en uso, tras lo que AENA ha devuelto finalmente los terrenos. Sin embargo, recuerda que esas edificaciones en mal estado habían sido ocupadas por hasta 300 personas, mayoritariamente rumanas, lo que asegura afectaba a la «convivencia» en la zona.

Así, manifiesta que han existido «avances» y que hace en torno a un mes personal de Asuntos Sociales y del Cecop «desalojaron» las instalaciones, pero que «vuelven una otra y otra vez». «Cada vez que se tiene conocimiento de que hay más personas, vuelve la Policía Local, pero hasta que Defensa no mande su derribo no se solucionará el problema», indica, subrayando que es el Gobierno central el que «debe dar el siguiente paso».

En la misma línea, el presidente de la Asociación de Vecinos Huertas de Sevilla, Nicolás Villena, ha indicado que «lamentablemente no se nota que se haya hecho nada», asegurando que continúan llegando a las instalaciones estas personas.

«No se encuentran de paso, sino que se están asentando de forma contundente, y hay cada vez más gente». De este modo, asegura que es necesario actuar «cuanto antes» para que la zona no se convierta en «un gueto», afectando especialmente a las zonas de El Gordillo y Camino de la Reina.