Consuelo, Cesarea y Petra Hernández Calvo son tres hermanas que llevan residiendo desde principios de los años noventa en la calle Estrella Agena, en pleno barrio de Pino Montano. Cada una de ellas presenta una minusvalía que les impide superar ciertos obstáculos que hay en las calles, tales como bordillos, escalones, etc.

«Muchas veces para ir a la iglesia, o para salir a cualquier lado nos sentíamos encerradas, desde que llegamos buscábamos una solución, pero desde hace seis años hasta ahora la necesidad era aún mayor porque cada vez nos fallan más las fuerzas», cuenta Cesarea.

La calle Estrella Agena no tenía ningún tipo de adaptación para minusválidos, los rebajes no existían en los diferentes pasos de peatones y la dificultad para pasear por su calle esta familia de hermanas era altísima, «yo no tenía fuerza para poder llevar el carro de mi hermana, no podía con ella por esta calle», señala Consuelo Hernández, la mayor de las tres.

Pues bien, el día ha llegado, y la calle está completamente adaptada en sus pasos de cebra, con sus correspondientes rebajes para que todas las personas puedan transcurrir sin ningún tipo de problemas por ella. Seis años de reclamaciones que no dieron sus frutos con el anterior gobierno de la ciudad. Ha sido el delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho, el que se ha encargado de supervisar toda la obra e incluso de visitar a las hermanas Hernández Calvo para comprobar la satisfacción de las mismas con esta transformación. «Era una obligación para nosotros, y para mí en concreto cumplir la promesa que les hicimos. Ahora ya pueden estar tranquilas y atravesar su calle sin ningún temor. Ellas me han comentado que están contentísimas y eso es lo que nos importa, que vecinos que estaban afectados ahora no lo estén por su calle. Desde el Distrito Norte ese es nuestro objetivo».

«Estamos muy contentas, no hemos podido salir apenas estos años, y ahora ha quedado todo precioso, adaptado, amplio y muy bien hecho», expresaba Cesarea.

Los vecinos y personas en general con movilidad reducida ya tienen un espacio más habilitado también para que ellos puedan pasear sin problemas en pleno Distrito Norte y la calle Estrella Agena ya se puede atravesar por todas las personas de punta a punta. Una obra, además de necesaria, solidaria.

El Distrito Norte está llevando a cabo numerosas obras de rebaje de aceras para adaptarlas a personas con movilidad reducida. Recientemente, también se han llevado a cabo en San Jerónimo.