El alcalde, Juan Ignacio Zoido, no ha faltado a la cita del monasterio de San Jerónimo, que hoy cumple 601 años. Junto a quinientos escolares de dos colegios del barrio, el Federico García Lorca y el Buenavista, paredaño al monumento, y cuya mascota es la torre que construyó Hernán Ruiz II para este enclave monacal.

La algarabía de los niños, colegiales de Primero a Sexto de los dos centros, ha llenado el claustro renacentista de San Jerónimo, en donde se instaló un escenario para la celebración desde que el propio alcalde, adoptando el papel de «speaker», ha animado a los asistentes, que cantaron el cumpleaños feliz en un increíble espacio recuperado para la ciudad y para un barrio que lleva añorándolo durante más de diez años.

Los niños, con cartulinas blancas y verdes, a modo de tifo de hinchada futbolera, han reproducido los 601 años del monumento, mientras un figurante ataviado de monje jerónimo ha tocado con  gaita el «Cumpleaños feliz». Una enorme tarta esperaba para este desayuno especial de aniversario del que disfrutaron escolares y profesores en un lateral del claustro, en el que el andamiaje de los últimos arreglos fue cubierto con reproducciones de los Valdés Leal que ocuparon antaño el deambulatorio alto.

Esta celebración es clave, pues, como ya informó ABC de Sevilla, a finales de enero se recepcionaron las obras del proyecto que fusiona el monumento monacal con un espectacular centro cívico de 2.400 metros cuadrados destinado a dar cobertura no sólo al barrio sino a toda Sevilla en unas instalaciones espectaculares de vanguardia que han respetado los restos de San Jerónimo.

A finales de este mes quedará abierto San Jerónimo, ya que sólo queda rematar los contratos de suministro, instalar el mobiliario de las zonas nuevas del centro cívico, que esperan está preparado en unos almacenes y cubrir algunas plazas de personal para atender esta infraestructura.

No habrá inauguración oficial al uso. Simbólicamente, el acto de hoy puede considerarse el penúltimo paso para disfrutar de este monumento recuperado y de las áreas construidas para su uso como centro cívico. Lo decían las caras y los gestos de satisfacción del alcalde y de los delegados de Participación Ciudadana, Beltrán Pérez; de Urbanismo, Maximiliano Vílches, y de los Distritos Norte y Sur, Juan García Camacho y José Luis García: Por fin San Jerónimo recupera su monasterio.