El Pleno de la Junta Municipal del Distrito Norte ha aprobado una propuesta, presentada por Izquierda Unida, en la que se insta al Gobierno de la nación a retirar «cuanto antes» su anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), al tratarse de una reforma «regresiva, clasista, excluyente, elaborada al margen de la comunidad afectada y que, en última instancia, supone una vuelta al sistema de enseñanza franquista», según ha informado IU.

En un comunicado, IU explica que su moción solicita también al ejecutivo de Mariano Rajoy la apertura de un proceso de negociación con el conjunto del sector, así como con todas las fuerzas sociales y políticas, al objeto de alcanzar, por un lado, un «diagnóstico compartido» sobre la situación actual de la educación y, por otro, plantear medidas «efectivas en pro de la enseñanza pública que contribuyan al éxito escolar de todo el alumnado y a la formación de personas más libres, iguales, críticas y creativas».

Entre las razones esgrimidas por Izquierda Unida para rechazar esta norma, destaca en su moción la «ausencia de consenso y financiación» que asegura han acompañado desde un principio a esta iniciativa. Paralelamente, IU critica que en el borrador se ponga el sistema educativo «al servicio de la competitividad», en lugar de apostar por «una enseñanza integral que avance hacia una sociedad más justa, sabia y cohesionada».

Además, apunta a la «obsesión por segregar» al alumnado, a través de la implantación de numerosos itinerarios; la «pérdida» de participación democrática, «al mermarse las competencias del consejo escolar, al que se relega a funciones meramente consultivas»; o la «recentralización y el control del currículo» que el Gobierno de Rajoy pretende con esta normativa, según IU. Y es que, para la federación de izquierdas, lo que hay detrás de esta «contrarreforma» son «viejas recetas» que asegura que no sólo no han dado los resultados deseados en aquellos países donde ya se han aplicado sino que «vienen siendo declinadas de plano por la comunidad internacional». «De ahí que no sirvan para construir la escuela del futuro, sino para restaurar la mala educación del pasado», explica.

Por su parte, el portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, se ha felicitado este martes por el apoyo «mayoritario» que la moción de su fuerza política ha concitado en el pasado Pleno del Distrito Norte, valorando especialmente el hecho de que la portavoz de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) allí presente también la respaldase. A su juicio, el resultado de la votación muestra la «preocupación reinante en la sociedad ante los recortes impulsados por el PP en la enseñanza y su empeño por privatizar y elitizar al máximo la educación».

Por último, Torrijos ha exigido al gobierno local que «no vete» el debate de esta propuesta en el Pleno del Ayuntamiento, «como viene haciendo con todas las iniciativas que salen adelante en los distritos y no son de su agrado». «Se trata de un tema que afecta seriamente al conjunto de los sevillanos y entendemos que merece discutirse profundamente en el Consistorio», ha aseverado el portavoz de IU, quien ha recordado que el PP está «obligado a permitirlo porque así lo establece el reglamento de las Juntas Municipales y porque, además, el tercer punto de la moción aprobada recogía también este compromiso».