El portavoz del Grupo Socialista, Juan Espadas, y el concejal Juan Carlos Cabrera se han reunido esta mañana con asociaciones y colectivos vecinales de San Jerónimo para plantear la exigencia al Gobierno de Zoido de volver a poner en carga infraestructuras y equipamientos municipales del barrio «que han sido abandonados por el Ayuntamiento y que vienen siendo asaltados y expoliados hasta el punto de plantear un estado de ruina, y suponer un foco para el vandalismo y la inseguridad ciudadana».

«Tal es el caso del antiguo Centro Cívico de San Jerónimo, una nave industrial acondicionada para uso ciudadano que lleva 18 meses abandonada a su suerte sin que el Gobierno de la ciudad haya hecho efectivo el obligado deber de custodia», ha denunciado el partido socialista en una nota. «Negligencia en la seguridad y en la conservación de edificios públicos que ha permitido el expolio y el asalto del mismo con importantes destrozos que lo hacen prácticamente inservible», ha explicado Espadas.

De hecho, el jefe de la oposición ha recordado las denuncias por el estado ruinoso en que se encontraba dicho edificio que se hicieron públicas desde el Consejo de Bandas y por las que rehusaron ocupar estas instalaciones para los ensayos tras evaluar en unos 400.000 euros la intervención necesaria para adecentarlo.

Espadas ha pedido a Zoido que «frene el expolio y el deterioro al que está sometido este edificio municipal abandonado sin custodia y sin destino conocido para el barrio», por lo que le ha pedido que conforme en el distrito un grupo de trabajo con asociaciones y colectivos para consensuar el nuevo uso público que esta instalación asuma.

Además, el portavoz socialista recordó a Zoido «que las promesas están para cumplirlas» y le pidió que formalice el proyecto por el que las antiguas naves de Renfe también «en un lamentable estado de deterioro» se vuelvan a poner en valor, tal y como comprometió en campaña electoral sin que se haya avanzado nada en este sentido por parte del Gobierno.

Así, le recordó que los vecinos siguen esperando «un proyecto que ilusione al barrio y conocer si será para emprendedores, para jóvenes, empleo, etc». En cualquier caso, le exige actuación inmediata para evitar que siga siendo objeto de vandalismo, ocupaciones e inseguridad para los vecinos.