El portavoz socialista Juan Espadas y la concejala Eva Patricia Bueno han mantenido hoy un desayuno de trabajo con colectivos, asociaciones vecinales, comunidad educativa y comerciantes de las barriadas de Las Almenas y Parqueflores, en el Distrito Norte. En el encuentro los residentes han reclamado «el papel activo y participativo que han dejado de tener sus propuestas de mejora urbana, totalmente razonables, que requieren de poca inversión municipal y que sin embargo caen en saco roto pese a seguir los cauces ordinarios de propuesta. Han registrado escritos al delegado, plantean propuestas en las juntas municipales y sin embargo, la respuesta es siempre el silencio, lo que demuestra que el Distrito Norte no funciona como el reloj que prometió Zoido para la ciudad».

«Algo serio falla en el distrito cuando lo que proponen los vecinos no depende de la disponibilidad económica o de grandes sumas, sino de voluntad política, de gestión eficaz de los recursos municipales existentes, de escucha activa y de sentir como aliados de la acción de Gobierno lo que los colectivos plantean», explica Espadas quien no entiende cómo «pequeñas mejoras son una y otra vez desatendidas», como ocurre en la regulación de la velocidad en zonas muy transitadas por afluencia comercial, o por estar próxima al colegio o al instituto.

Lo mismo ocurre con el deterioro que sufre la escena urbana en la que no se invierte ni en recuperar los alcorques vacíos, ni en los acerados y bordillos destrozados, ni en la inundación que sufren zonas peatonales en época de lluvias, ni en la limpieza de callejones de paso donde Lipasam no tiene orden de entrar, por ejemplo.

Ante esa desatención de lo cotidiano «que es la prueba del nueve del fracaso de Zoido en la micropolítica puesto que los barrios no están mejor que hace dos años y medio», Espadas propone que los distritos manejen presupuestos «reales y efectivos con libertad de decisión y destino, que estén fiscalizados de manera transparente y accesible a los vecinos. Se pueden y se deben gobernar de otra forma los problemas diarios y la solución no es la eDemocracia en la que parece estar empeñado el Gobierno para alejar a las asociaciones y sustituir la participación real que parece molestarle por la virtual, pero sin compromisos reales de que lo propuesta tenga que ejecutarse en modo alguno. No es entendible que los distritos acumulen presupuesto tras presupuesto, inversiones sin ejecutar y problemas sin resolver. Igual que no se entiende que se empuje a los vecinos a la eDemocracia cuando los problemas de relación del delegado con sus vecinos bloquean las propuestas de las juntas del distrito Norte», concluye el socialista.