El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento Sevilla, José Manuel García, ha avisado este lunes de que, al menos, la mitad de los inquilinos de Emvisesa que hay en Aeropuerto Viejo se encuentran afectados en estos momentos por procesos judiciales de desahucio a cuenta de las denuncias que la empresa municipal de vivienda viene interponiendo contra quienes no pueden pagar sus alquileres por problemas económicos.

García ha alertado de esta «dramática situación» durante una visita realizada a este barrio del Distrito Norte, donde ha comprobado de primera mano la «auténtica pesadilla» a la que el Gobierno de Zoido somete innecesariamente a muchas familias humildes, pese a su compromiso de no desahuciar a nadie y de adecuar las rentas de Emvisesa a las circunstancias socio-económicas de cada arrendatario.

En concreto, los vecinos de Aeropuerto Viejo aseguran que 15 de las 31 familias que viven de alquiler en la promoción que Emvisesa tiene en este barrio ya han recibido notificaciones del juzgado, donde se les insta a pagar la deuda contraída y a abandonar su casa en el plazo de 10 de días y donde, además, se les indica tanto la fecha del juicio como la del desahucio. Con todo, advierten que la cifra de afectados podría ser incluso mayor, dado que muchos inquilinos no se atreven a informar sobre su situación personal por vergüenza.

«Es incomprensible que esto suceda en Sevilla», ha apuntado García, quien considera que «Emvisesa está para solucionar los problemas de vivienda de los ciudadanos, no para acosarlos y amenazarlos con prácticas de asustaviejas». Por ello, ha vuelto a exigir a Zoido que paralice inmediatamente todos los procesos de desahucio que mantiene abiertos en los juzgados y que se siente, de una vez, a dialogar con las familias para negociar con ellas la implantación de alquileres sociales o de rentas acordes con el contexto actual de crisis.

«Lo que pedimos es que el alcalde cumpla lo que prometió en su día de que iría casa por casa para estudiar la situación de las familias y para buscar soluciones a cada una de ellas», afirma Amparo López, una mujer divorciada y con dos hijas a su cargo, que ha de hacer frente a una cuota de arrendamiento de 460 euros al mes. En su momento, cuando le adjudicaron la VPO, podía pagar esta cantidad, pero no ahora, ya que la peluquería donde trabajaba cerró con la crisis y, desde entonces, está en paro. Asegura que hoy no cuenta con ningún ingreso y que «lo poco que entra en casa es para darle de comer a mis niñas».

Algo similar le ocurre a Ana María Jiménez, de 48 años, enferma de los nervios y con cuatro hijos y tres nietos en su piso. Hace algo más de dos años le retiraron la pensión de invalidez que percibía, sin la cual le es imposible abonar ahora los más de 500 euros que Emvisesa le cobra al mes. Por eso y al igual que el resto de sus vecinos, esta mujer reclama también un alquiler digno al Gobierno de Zoido.

Los casos de Amparo López y Ana María Jiménez se suman al de Ángel González y Eva Mateos, un matrimonio, en paro y con dos hijos, que tampoco puede seguir afrontando los casi 400 euros mensuales a los que asciende su alquiler. Ellos fueron los primeros de esta promoción de VPO de Aeropuerto Viejo que dieron la voz de alarma. Pero desde que su problema salió a la luz, de la mano de Izquierda Unida, «han sido muchos los vecinos que se han acercado a nosotros para decirnos que Emvisesa también los ha denunciado y que sufren un sinvivir a causa de las notificaciones de desahucio que les llegan», explican.

Para IU, es evidente que «estamos ante un fenómeno generalizado, al que Zoido debe poner fin urgentemente». Y es que, según ha recalcado García, «es totalmente falso que la ley obligue al Ayuntamiento a llevar a los tribunales a los inquilinos que no pueden pagar su alquiler, por mucho que el alcalde y el portavoz del Gobierno local, Francisco Pérez, se empeñen en repetir esta patraña hasta la saciedad».

«Desde Izquierda Unida no vamos a cansarnos de exigir al alcalde que deje de acosar a unas familias que ya bastante calvario tienen con la situación tan complicada en la que se encuentran», ha subrayado García, quien lamenta «la absoluta insensibilidad» que Zoido continúa mostrando ante el drama habitacional que existe en la ciudad Sevilla. «Es algo escandaloso y que a estas alturas clama ya al cielo», ha concluido.