El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha remitido este lunes una carta al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, en la que le exige explicaciones sobre el presunto fraude que el concejal del PP, Juan García Camacho, estaría cometiendo por el uso supuestamente irregular de una vivienda de protección oficial (VPO) que le fue otorgada en 2005.

En concreto, Torrijos pide al regidor hispalense que, como presidente de Emvisesa, le aclare si se puede tener derecho a una VPO siendo propietario, total o parcialmente, de otro piso en el momento de la adjudicación, como le sucedía al también delegado del Distrito Norte. Igualmente, le pregunta si es posible que el beneficiario continúe disfrutando de ese derecho cuando «no usa de manera habitual la vivienda asignada», tal y como ha reconocido el propio edil del PP en los medios de comunicación.

Según ha precisado Torrijos, «en Izquierda Unida nos hemos visto obligados a realizar formalmente esta solicitud de información ante el propio alcalde debido a la especial gravedad del asunto y a la injustificable  negativa de su Gobierno a esclarecer todas las dudas que lo rodean», dando muestras, una vez más, de una «preocupante falta de transparencia» y de una «opacidad desmedida».

En este sentido, el portavoz de IU ha considerado «bastante lamentable» que, «cinco días después de que  conociéramos por la prensa el escándalo referente a la VPO de García Camacho», desde las filas del PP no sólo se haya guardado un «silencio cómplice», sino que «encima se haya intentado minimizar el tema, bajo el absurdo pretexto de que se trata de una cuestión que pertenece a la vida privada del concejal».

«Sólo reclamamos una explicación sobre las supuestas irregularidades en las que podría estar incurriendo el señor Camacho», ha manifestado Torrijos, después de recordar que ha sido el propio edil del PP quien ha admitido públicamente que pernocta en esa casa sólo de forma esporádica, pese a que la normativa de Emvisesa estipula que las VPO han de destinarse a residencia habitual y permanente por sus adquirentes.

«Si a eso unimos que muchos de sus vecinos aseguran que Camacho ha estado alquilando el piso protegido, entendemos que sobran las razones para que esta situación se investigue, se aclare cuanto antes y, llegado el momento, se depuren las responsabilidades políticas correspondientes», ha aseverado Torrijos. Sin embargo, «ni el afectado ni ningún miembro del Gobierno de Zoido se han dignado aún a arrojar algo de luz al respecto, a pesar de los reiterados requerimientos que desde IU venimos planteando», ha apostillado.

«Nos parece muy grave que en un contexto socioeconómico como el actual, con 16.600 demandantes de VPO y más de 200 pisos de Emvisesa vacíos, un concejal de este Ayuntamiento se permita el lujo de no ocupar la vivienda que le fue adjudicada y que, encima, frivolice sobre este presunto fraude, como ocurrió en el último Pleno, donde García Camacho, además de echar balones fuera, se atrevió a acusar a la oposición de querer convertir este asunto en un programa de Sálvame Deluxe», ha puntualizado Torrijos.

Para IU, el caso de la VPO del delegado de Norte representa, mientras no se demuestre lo contrario, «el enésimo ejemplo de la doble moral que predica el Gobierno municipal del PP» y un nuevo escándalo que se suma a otros como el de los sobresueldos del alcalde o el enchufismo en los distritos.