El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha afirmado que la instalación de 720 nuevas bocas de vertido en los buzones para recogida neumática de residuos en la zona norte de la ciudad finalizarán en marzo, una actuación que se ha llevado a cabo «con el objetivo de facilitar el uso de los citados buzones y disminuir los desbordamientos».

   Así, Zoido ha realizado una visita para comprobar la instalación de esos nuevos buzones en la calle Estrella Canopus, donde ha recordado que en julio se aprobó su instalación, «un compromiso que adquirí con los vecinos y la ciudad, y que ya hoy está siendo una realidad». Detalla que se está desarrollando la sustitución de 720 bocas de vertido, adecentamiento de otras 111 y de 89 válvulas de aire, ya que el sistema funciona mediante válvulas de aire, además de la colocación de 1.250 bolardos, todo ello con una inversión de más de un millón de euros.

En este sentido, ya se han instalado el 85 por ciento de las 720 cabezas de buzones previstas, quedando totalmente finalizada en marzo. Las nuevas bocas cuentan con un buzón rotativo, similar al que se usa en contenedores soterrados, «mucho más cómodo para el ciudadano», que facilita el depósito de los residuos.

«De esta forma, con una sola mano se puede abrir la compuerta y depositar los residuos de forma vertical, para posteriormente cerrarla sin ningún tipo de dificultad», agrega. Además, explica que el habitáculo es de mayor capacidad, por lo que caben bolsas de mayor tamaño, «requisito que evitará por otra parte que se dejen en el suelo».

Los anteriores tenían una capacidad de 29 litros y los nuevos, diseñados para la ciudad, de 50 litros, «por lo que además de ser más fáciles de utilizar han incrementado su capacidad en más del 70 por ciento facilitando el depósito de bolsas a los vecinos y evitando que estas se queden en el suelo lo que contribuye a mejorar la limpieza de las calles del barrio». No obstante, indica que para que este sistema funcione correctamente y ofrezca a los ciudadanos un servicio de calidad es fundamental contar con la colaboración de todos los residentes.

En este contexto, señala que cuando se puso en marcha la nueva programación de limpieza viaria en abril de 2014, que supone servicios de limpieza las 24 horas del día, los 365 días del año, se incluyó un servicio de repaso por la tarde mediante el cual se repasan todos los contenedores y papeleras de la ciudad en turno de tarde y los siete días de la semana. «Me comprometí a ofrecer los mejores servicios de limpieza y en ello venimos y seguiremos trabajando», asegura.

Estas iniciativas forman parte de un conjunto de medidas que Lipasam está aplicando con el objetivo de «dar un mejor servicio a los sevillanos, mejorar notablemente la imagen y la sostenibilidad de la ciudad e incrementando la calidad de los servicios prestados».