La delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Adela Castaño, junto a la delegada del Distrito Norte, Myriam Díaz, han mantenido una primera reunión de trabajo con las asociaciones que gestionan la iniciativa de los huertos urbanos del Parque de Miraflores con la intención de analizar la trayectoria de su modelo. Una fórmula que desde esta Delegación se entiende como muy interesante para utilizarla como marco referencial en equipamientos similares que ya existan en Sevilla, así como en otros de nuevo desarrollo dado que el impulso de los programas de huertos urbanos es uno de los objetivos de este mandato. Esta visita coincide, además, con el 25 aniversario de la implantación de los huertos escolares en Miraflores, lo que da buena muestra del éxito y de la implicación de los colectivos sociales en esta iniciativa.

La actividad de los huertos urbanos de Miraflores contempla en la actualidad el uso de 165 parcelas familiares y 10 por parte de asociaciones, además de la participación de 11 AMPAS con 250 niños de 11 años, de 50 adolescentes en el Programa Invernadero Joven, y actividades como las catas del tomate y la patata, así como las 7.000 visitas al año que se desarrollan a través de Itinerarios Pedagógicos en los que se mantienen contratados a cuatro trabajadoras.

Estos huertos han adquirido reconocimiento a nivel internacional y de la Junta de Andalucía a través de su Consejería de Medio Ambiente, debido a la aproximación que consigue esta actividad del Parque de Miraflores a los vecinos y vecinas. Un reconocimiento que se ha considerado relevante a la hora de tratar de exportar este modelo de Miraflores como marco referencial para los equipamientos similares que ya existen en la ciudad y que necesitan regenerar su labor, así como a aquellos que puedan generarse próximamente.