La escuela de verano Norteduca ha iniciado su nuevo curso 2013 el pasado día lunes.  Profesores y alumnos no han faltado a su cita como cada verano. En esta ocasión con 192 pequeños seleccionados entre tres y doce años, además de los menores con discapacidad cuya edad máxima es de 16 años.

Los meses de verano son una nueva cita de encuentro para los más jóvenes, donde la cultura, la enseñanza y el ocio para los más pequeños de la zona norte de la ciudad vuelven a darse cita. Muchos han sido los padres que han acudido a dejar a sus hijos en el primer día. Algunos, con más sueño que otros, eran recibidos por los profesores que les acompañarán durante estos próximos meses.

Máxima asistencia, sin ninguna falta por parte de los seleccionados y ningún problema en unas primeras horas de clase que dieron para comenzar a conocerse. «Para los padres que trabajamos es una ayuda impresionante porque podemos dejar a nuestros hijos en buenas manos. Además les sirve para continuar aprendiendo y conocer nuevos amigos», afirmaba una de las madres que, con prisas, dejaba a su pequeño para no llegar tarde al trabajo.

Era de esperar una respuesta tan espectacular en este primer día de clase tras las largas colas vividas en la sede del distrito Norte en los días de prescripción de Norteduca solicitando plazas.

Mucha alegría y un ambiente de vuelta al cole, de vuelta a ver sus amigos de los niños que finalmente pueden disfrutar de esta oferta que ofrece el distrito Norte y que es valorada positivamente por todos los elementos de esta zona de la ciudad. Los colegios Juan de Mairena y SAFA Valdezorras, así como los centros cívicos Entreparques en Pino Montano y Antonio Brioso de San Jerónimo seguirán teniendo ruido, risas, pizarras y lecciones que aprender durante unos meses en los que el silencio era el único protagonista.