El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento hispalense, Antonio Rodrigo Torrijos, ha criticado este lunes la total indiferencia que el Gobierno de Zoido viene mostrando ante los múltiples problemas que asolan a la barriada de Aeropuerto Viejo y su negativa a atender las justas demandas de sus vecinos, «que también son sevillanos y pagan sus impuestos en nuestra ciudad, por mucho que el PP se empeñe en ignorarlos».

Según ha indicado Torrijos, la desidia y el nulo interés del Gobierno municipal por solucionar las numerosas carencias que afectan a este territorio se terminaron de poner de manifiesto en el último Pleno del Consistorio, donde el PP se valió de su mayoría absoluta para tumbar una moción de IU en la que se proponían diversas medidas destinadas a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

El arreglo del centro deportivo y la correspondiente habilitación de vigilancia en el mismo -para evitar los robos y el vandalismo que este equipamiento sufre desde hace casi un año-; la adaptación de los alquileres de los pisos de Emvisesa a la situación socioeconómica imperante; la colocación de marquesinas en las paradas de autobuses; o la ejecución de una serie de actuaciones dirigidas a solventar distintas deficiencias relacionadas con el acerado, el tráfico o la limpieza eran algunas de las iniciativas que IU defendió en el pasado Pleno y que, incomprensiblemente, el PP «rechazó de plano, sin entrar apenas a debatirlas».

«Se trataba de propuestas muy razonables, que se ajustaban a las quejas y reclamaciones que la población de este barrio viene planteando desde hace tiempo», ha apuntado Torrijos. Sin embargo, «al Gobierno local, una vez más, le pudo su soberbia y su insensibilidad ante unos vecinos que, cada día que pasa, se sienten más olvidados y engañados por su Ayuntamiento». Y es que, en Aeropuerto Viejo, como en tantas otras partes de Sevilla, -ha recordado el portavoz de IU- «han sido muchas las promesas realizadas por Zoido que en la actualidad duermen el sueño de los justos».

«El alcalde y el delegado del Distrito Norte tendrán que explicarle a los habitantes de esta zona cuáles son los motivos por los que se oponen a llevar a cabo intervenciones poco costosas, y a la par tan necesarias, como la poda de unos árboles que dificultan la visibilidad a los conductores en la calle Ulpiano Blanco, la dotación de acerado en algunas vías o la instalación de un semáforo en la rotonda de entrada», ha señalado Torrijos.

En este sentido, la federación de izquierdas cuestiona las prioridades de un Gobierno local que se niega a invertir recursos públicos para abordar los graves problemas de empleo, vivienda y seguridad que padecen los barrios de la capital, pero que luego se gasta 240.000 euros de todos los sevillanos en cambiar el estilo de las farolas de la Alfalfa y su entorno. A juicio de Torrijos, este estado de cosas «nos vuelve a demostrar que para el PP hay ciudadanos de primera y de segunda” y que, a tenor de los hechos, “los vecinos de Aeropuerto Viejo pertenecen, sin duda, a esta última categoría», ha enfatizado.

Por todo ello, el portavoz de IU ha instado al alcalde a «bajarse de la nube en la que permanece instalado» y a cumplir con su compromiso electoral de que no aplicaría «políticas sectarias y parciales», ni enfrentaría a unos barrios con otros; un aspiración que, «salta a la vista, el PP está infringiendo diariamente, tal y como puede desprenderse de sus principales decisiones y medidas adoptadas a lo largo de estos dos primeros años de mandato», ha sentenciado Torrijos.