La Comisión de Contratación de la Empresa Municipal de Transportes del Ayuntamiento de Sevilla (Tussam), adjudicó, el pasado 17 de septiembre, a la empresa Sando un contrato para la realización de obras, por importe de hasta 257.000 euros, para mejorar las paradas de su red de líneas. De esta manera, el delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, ha explicado que «tras una evaluación previa de las casi 1.000 paradas con las que cuenta la red de líneas, se han identificado aquellas que presentan deficiencias y se ha analizado la solución más adecuada a cada una de ellas, esta semana se han iniciado las obras para corregir estas deficiencias».

Estas obras, que se distribuirán por toda la red y por lo tanto por toda la ciudad, han comenzado por las barriadas de Pino Montano y Parque Alcosa, en concreto por las paradas de las calles Mar de Alborán y Agricultores en Pino Montano y Turia, Las O.N.G. y Ciudad de Alfalfar en Parque Alcosa. Las actuaciones se desarrollarán durante este cuarto trimestre de 2013 y todo el año 2014 y afectarán aproximadamente a 120 paradas.

«El objetivo de este proyecto es mejorar la accesibilidad en aquellas paradas que presentan algún tipo de problemas, bien sea por sus características geométricas o de diseño, por el cambio en la ordenación del aparcamiento o porque no son respetadas por los vehículos particulares», ha señalado Bueno. En este sentido, la mayoría de las obras a ejecutar serán plataformas fijas o recrecimientos de acerado que permitan alinear el bordillo de la parada con los vehículos aparcados, evitando así la maniobra del autobús para acercarse a la acera,  mejorando la seguridad de la entrada y salida de los viajeros  y no ocupando más espacio para el aparcamiento de vehículos privados que el estrictamente necesario.

Además de plataformas, el proyecto también incluye la ejecución de otras obras de pequeña entidad, siempre en el entorno de las paradas, que contribuyan a mejorar su accesibilidad.

«Estas actuaciones son especialmente importantes para facilitar el acceso de las personas con movilidad reducida dado que, además de asegurar la no existencia de obstáculos entre la acera y el autobús, facilita el despliegue de las rampas de los vehículos en condiciones adecuadas de funcionamiento», ha concluido el delegado de Seguridad y Movilidad.