En plena arteria principal del barrio de San Jerónimo, en la calle Navarra, tiene su sitio uno de los bares más emblemáticos del lugar por su buen hacer y su veteranía en este resquicio del Distrito Norte. El Bar Chema, o «el Chema» como es llamado por los vecinos y asiduos del local, lleva con sus clientes desde el año 94, es decir, casi dos décadas sirviendo comidas a sus más incondicionales.

Actualmente, lo regentan Francisco Martínez González y su mujer Inmaculada Martín Alonso, pero no siempre fue así. «El bar lo montó mi hermano José Mari en febrero del 94 y le puso Chema, porque tenemos familia vasca que a mi hermano le decían «Txema» cada vez que nos juntábamos. Por eso le puso este nombre, aunque con ch, en lugar de tx», explica Francisco.

«El Chema» es el bar de toda la vida de barrio donde se come mucho y bien. Material de calidad y trato vecinal y muy llano con sus clientes. Los pescados que llegan desde Triana son una recomendación casi obligada, mientras que las carnes no son menos. Eso sí, si buscan donde comer un buen arroz de verdad, el Chema es el lugar. Arroz con marisco, con perdiz, con conejo, arroces muy variados y todos exquisitos para el paladar de los buenos arroceros.

Un buen jamón, una merluza a la plancha del cantábrico, o unas buenas sardinas además de lo anterior hacen que su clientela sea fiel y fija, sobre todo en los almuerzos de fin de semana. Una familia de San Jerónimo, que tiene su vida y su negocio en este barrio del Distrito Norte. Para comer en San Jerónimo la visita obligada es el Bar Chema.