«El tío del saco» es, además de una leyenda popular que ha atemorizado a muchas generaciones de niños, un original nombre para una taberna gastronómica enclavada en el distrito Norte. Descuiden, sus tapas están de miedo.

Detrás de la barra está Jorge Muñoz, empresario y jefe de cocina de esta gastrotaberna lleva 365 días ofreciendo una alternativa a la cocina convencional sevillana. Sus tapas deleitan a cuantos cruzan la puerta de este negocio situado en la prolongación de la avenida Mujer Trabajadora, en la zona conocida como Parqueflores.

«Mi idea era poder trasladar la oferta gastronómica de diseño, típica del centro de la ciudad, a un barrio», explica Jorge. «Y como yo soy de San Diego pensé que no había mejor barrio que éste para montar esta taberna», relata Jorge.

Dicho y hecho. Además de ofrecer a los vecinos del distrito Norte (y de toda la ciudad) una alternativa gastronómica, Jorge ha dado trabajo a su mujer, Zahira; y a Raúl y «Chompi», jefe de sala y ayudante de cocina respectivamente. Los cuatro forman el plantel responsable de este éxito culinario del Norte. Alta cocina para todos los públicos.

«Buscamos la mejor materia prima y dar el mejor servicio a nuestros clientes», explica Jorge. «No hacen falta 50 euros para comer aquí, por 20 euros aproximadamente come una pareja con una buena botella de vino», añade. De ello san fe su clientela, diversa y fiel.

Hamburguesas de buey al halal o tataky de atún macerado en soja con cebolla caramelizada son dos recomendaciones básicas para todo buen comedor que les haga una visita.

Una mezcla de la cultura de los sabores de todo el mundo enmarcados en la figura de una leyenda infantil que ahora ya no asusta, sino que en el distrito norte es ya una realidad consolidada que te da de comer.