El calendario marca los días. El reloj avanza sin descanso. La Semana Santa llega inexorablemente para todos, aunque no todos padecen la misma urgencia. La gubia muerde sin solución de continuidad la madera en el taller de los Hermanos Caballero. Cada golpe de martillo, un segundo menos hasta el Domingo de Ramos.

Canastillas, respiraderos, candelabros y parihuelas de la Semana Santa sevillana llevan la firma de Manuel, Francisco y Federico Caballero González. Grandes entre los grandes. Estos artesanos cofrades han erradicado su taller de talla y carpintería religiosa en el distrito Norte de la ciudad, en al polígono industrial San Jerónimo.

Los hermanos Caballero forman parte de una de las dinastías más prolíficas de la Semana Santa sevillana. De sus talleres ha salido el paso del Cristo del Calvario, también el antiguo de la hermandad del Museo. Este trío de hermanos aprendió el oficio de su padre, Manuel Caballero Frafán, que a su vez comenzó su trayectoria con su bisabuelo, Francisco Farfán Ramos, quien inició el legado «hace más de 100 años». Hoy, no solo trabajan los que se apellidan Caballero, el taller se completa con el esfuerzo y talento de José Luis Morales, Daniel Acevedo, Óscar Caballero o José Luis Morales Acevedo.

La relación con el distrito Norte

«Hacemos pasos de Semana Santa», confirman. No hay descanso. «Estamos muy liados gracias a Dios, con mucho trabajo y que no falte nunca», confiesan estos vecinos de Pino Montano, donde residen Federico y Manuel. «Todo queda en casa, prácticamente; la gente, la casa…», confirman estos autores de retablos y carretas.

Sus obras han viajado desde Sevilla a Huelva, Elche, Málaga, Granada, Baza, San Fernando o Guadix. «En Sevilla tenemos hecho los pasos de los misterios de Las Aguas, La Redención y La Trinidad, cada uno de ellos con sus característicos detalles del mundo animal, ya sea la abeja en Santiago, una lagartija para el paso del Señor de Las Aguas o la mantis religiosa que va en la talla del paso de misterio del Cinco Llagas», enumeran. Su obra más compleja: «la restauración del paso de misterio de La Carretería», confirman.

La Semana Santa de 2013 aguarda varios estrenos salidos del taller de los Caballero. «La parihuela de la Hiniesta, la cruz del Baratillo, las maniguetas del misterio del Beso de Judas, el paso de la Trinidad y un aparato elevador para la imagen del Señor de las Penas de San Roque», detallan.

En el barrio, en Pino Montano, se puede ver una de sus trabajos cada Viernes de Dolores. El paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de Nazaret es obra de su padre, Manuel Caballero Farfán.

Últimos golpes a la madera antes del Viernes de Dolores. Termina ahí la cuarenta y se cierra, momentáneamente, el taller. Empiezan unas pequeñas vacaciones de «un trabajo que más que trabajo es un disfrute». «¡Que no llueva!», imploran.