El Distrito Norte sigue trabajando para eliminar las barreras arquitectónicas que dificultan el día a día de las personas con discapacidad. El simple hecho de tirar la basura puede suponer un escollo de difícil superación en algunas partes de esta zona de Sevilla. Una situación que está cambiando gracias a la instalación de contenedores neumáticos con una altura menor y más accesible para todos.

El barrio de Pino Montano es el elegido para estrenar este tipo de tecnología que, según indican desde el Distrito Norte, ha tenido en el delegado Juan García Camacho, también director de la Oficina de Accesibilidad, «su principal propulsor». Por el momento esta adaptación consiste en la sustitución de la cabeza donde se depositan las bolsas de basura, las cuales ahora tienen una altura menor.

Como novedad, hay que destacar que no serán necesarias la utilización de ambas manos para tirar los restos de basura orgánica en estos contenedores, ya que la tapadera de la cabeza se mantiene arriba cuando la se abre permitiendo así la utilización de una única mano.

Estas reformas y adaptaciones en los contenedores neumáticos de la basura orgánica en el Norte los está llevando a cabo una empresa de carácter nacional y que ha diseñado esta opción para Sevilla. Por el momento solo se están ejecutando estas adaptaciones en las calles Parque de Doñana, Corral del Agua y Estrella Canopus, en Pino Montano.

El delegado del distrito Norte, Juan García Camacho, ha querido comprobar de primera mano las mejoras que supondrían estas adaptaciones y junto con el gerente de Lipasam, Francisco José Juan Rodríguez, han arrojado una bolsa de basura orgánica a uno de esos contenedores ya adaptados en su parte de carga superior.

«Todo lo que sea mejorar las condiciones de las personas con discapacidad será un elemento de trabajo más e importante para el distrito Norte. Esperamos que con estas adaptaciones se pueda facilitar más, a las personas con discapacidad, un hecho tan cotidiano como tirar la basura», comenta Juan García Camacho.