El adjetivo clásico es algo que se está perdiendo a la hora de calificar a los nuevos y variopintos negocios que cada día se estrenan a lo largo y ancho de las calles de nuestra ciudad. Todos buscan ese toque moderno, esa pizca de novedoso o incluso la creación de un estilo que ni está ni se le espera.

Pues bien, desde el 28 de febrero pasado, en pleno distrito Norte, en la zona de Pino Montano, todo lo anteriormente dicho ha quedado en papel mojado, y el responsable de ello se llama Carlos Álvarez, quien regenta la cafetería que hoy es protagonista en el Norte.

Se trata de un negocio de los de siempre, de los clásicos. Un lugar donde el desayuno es el indiscutible líder, por la calidad de su pan, la maestría de la preparación de las tostadas, sus periódicos y sobre todo, en estos tiempos, por lo económico de sus precios. Un clásico. Uno de esas pocas cafeterías que tienen durante todo el día café y tostadas, sin interrupción, teniendo en sus pasteles o sus copitas, ese tercer tiempo tan demandado por muchos.

Una idea, la de casarse con lo clásico en el mundo hostelero y sevillano que le nace a Carlos cuando en junio de 2012 se quedó sin trabajo y la búsqueda no daba fruto alguno. Fue entonces cuando, recordando los años en los que trabajó en una bodeguita, decidió dar rienda suelta a su nuevo proyecto, la cervecería y cafetería «El Sitio».

«Dmomento ahí estamos, como en todos los negocios, al principio hay que pagar mucho, probar mucho, pero de momento ahí vamos, y esperemos que sigamos adelante», comenta Carlos. «Buscaba, y busco, darle un poco de vida también a este sitio que para las propias personas del barrio estaba muy quemado y necesitaba un aire nuevo».

Una denominación, la de «El Sitio» que tiene una historia, y es que fue el lugar donde conoció a su mujer, y es que «Sitio es un conocido local nocturno de marcha en nuestra ciudad».

Con una clientela que cada día es más fiel, y que se está consolidando poco a poco, en la calle Parque de Sierra Nevada se vuelve a lo clásico, a lo de toda la vida. Con un trato exquisito, según Carlos «el 90% de la gente que entra repite», no se queden con las ganas de desayunar aquí.

Posdata. Prueben el café.