El director de la Oficina de Accesibilidad, Juan García Camacho, ha mantenido una reunión esta mañana con el jefe del departamento de Servicios Sociales de la ONCE, Juan Pedro Fiz López, para avanzar en la elaboración de un convenio para eliminar barreras arquitectónicas y establecer rutas accesibles en la ciudad.

«Estamos realizando los estudios previos y consensuando las principales necesidades que tanto los técnicos de la Oficina de Accesibilidad como los de la ONCE determinen, las principales peticiones para este sector de la discapacidad son: cuidar meticulosamente la ubicación del mobiliario urbano de la ciudad, que los semáforos dispongan de dispositivos acústicos y que las marquesinas de Tussam sean accesibles para personas con deficiencia visual», ha señalado García Camacho.

El director de la Oficina de Accesibilidad ha destacado que existe «un mapa de prioridades para establecer itinerarios completamente accesibles». «No sólo hablamos de rampas o rebajes, sino también de semáforos, marquesinas o mobiliario urbano y queremos consensuar con la ONCE qué zonas de Sevilla consideran más prácticas y prioritarias para los deficientes visuales como por ejemplo los entornos de las oficinas centrales de la ONCE en Resolana, su colegio o el pabellón de La Cartuja», ha detallado.

«Una vez que se culminen estos estudios previos con el resto de colectivos y se establezcan las rutas y un calendario, determinaremos el valor total de estas intervenciones y estableceremos los convenios necesarios con organizaciones y administraciones para la eliminación de barreras en nuestra ciudad», ha explicado García Camacho.

El director de la Oficina de Accesibilidad ha añadido que «la eliminación de barreras arquitectónicas de la ciudad es una prioridad para este Gobierno, porque es necesario facilitar el tránsito de las personas con movilidad reducida, pero también el de todos los vecinos».