Las noches en vela acaban de darle un respiro a Manuel González. En la mañana de este lunes ha llegado la noticia que más ansiaba: su desalojo ha sido cancelado. La Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) ha alcanzado un acuerdo con él para conseguirle otra vivienda más adecuada a su pensión actual. «Afortunadamente, todo está solucionado», confiesa.

La orden de desahucio que pendía sobre la cabeza de Manuel es ya agua pasada. En pocas horas, este sevillano de la calle Andén, en el barrio de San Jerónimo, ha pasado de verse en la calle a tener las garantías de que seguirá teniendo techo. Si bien no en la misma vivienda que posee ahora, sí otra «más pequeña y adaptada» a su pensión. La deuda contraída con Emvisesa, 5.054,40 euros, será «fraccionada» en un plan de pagos diseñado para cinco años.

La solución llega tras el aumento de la presión mediática en los últimos días. «Mi historia ha salido en muchos medios y eso ha acelerado la salida a esta situación», confiesa Manuel. El pasado jueves, Manuel se manifestó junto a sus vecinas (sobre las que también pesa otras órdenes de desahucio) para exigir a las Administraciones una solución a su problema. Desde entonces, asociaciones y partidos políticos han brindado su apoyo a estas familias.

Aproximadamente 90 adjudicatarios de viviendas protegidas en régimen de alquiler con opción a compra promovidas por Emvisesa en el barrio de San Jerónimo han recibido recientemente notificaciones avisando de su posible desahucio. Estos avisos responden, de la situaciones de impago en las que incurren estos adjudicatarios respecto a sus rentas o sus cuotas de la comunidad de vecinos.

La Asociación de vecinos San Jerónimo Alamillo ha asesorado a Manuel ante esta situación que definen como «emergencia social». «La disposición del vecino a resolver su deuda es clara y sólo pedimos comprensión para el mismo», explica el abogado Ángel Borda, portavoz de dicha asociación, quien ha ofrecido asesoramiento gratuito a Manuel.

«Yo nunca dejé de pagar. Era el banco el que devolvía los recibos de Emvisesa por un conflicto de cuentas o algo así», relata Manuel González, quien además alega que el juicio correspondiente al mencionado procedimiento de desahucio fue celebrado hace ya meses sin que él tuviese constancia de ello.

Apoyo al resto de familias

Manuel, a la salida de la reunión en Emvisessa, ha tenido palabras de apoyo al resto de familias que se encuentran en una situación similar. «Espero que el Ayuntamiento tenga la misma disponibilidad con el resto de vecinos que se encuentran como yo», confiesa. «Estoy convencido de que, si estas familias llegan y explican con sinceridad y serenidad sus problemas al igual que lo he hecho yo, el Ayuntamiento no les dará la espalda y encontrarán una solución», argumenta. «Aunque no todos los casos son iguales», apunta. Este miércoles día 6 tendrán lugar el primero de los juicios por desalojos.

El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez ha resaltado su satisfacción por «haber podido sentar con este señor a negociar porque hasta ahora no se había obtenido ninguna respuesta a los avisos emitidos por Emvisesa». «Desde el Ayuntamiento estamos dispuestos a negociar los pagos de las deudas siempre y cuando se pueda llegar a un acuerdo con el arrendatario», ha explicado el edil.