El pasado viernes tuvo lugar el ya tradicional acto de entrega de la «Bambalina de Plata» en su edición de 2013. Un premio que nace a través de la señera tertulia cofrade «La Bambalina», residente del barrio de San Jerónimo y que da lustre a la Semana Santa del Distrito Norte. Con una veteranía de 17 años conversando entre sus miembros sobre las cofradías de nuestra ciudad, y una experiencia de una docena de años entregando este galardón, ayer se volvió a revivir ese momento tan señalado que tiene lugar cada principios de año en el local que esta reunión de amigos cofrades tienen en la calle Valencia.

No es un reconocimiento más. Dentro del mundo cofrade es algo señalado. En esta ocasión, la Bambalina de Plata 2013 recayó sobre la Fundación Virgen de la O por su proyecto «Esperanza y Vida», el cual da asistencia a las mujeres embarazadas que no tienen recursos, y el hermano mayor de la corporación de la calle Castilla, Antonio Palma, fue el encargado de recoger la distinción, «muy agradecido y orgulloso», aseguró el primero de los hermanos de la O que dedicó este premio a todos los que «hacen posible la labor de la fundación».

Fue el delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho, el encargado de hacerle entrega de la placa conmemorativa, y que se acordó del «grupo de trabajo que hace posible este proyecto tan impresionante», así como del «apoyo inmaterial, el apoyo moral que se le facilita a estas madres», amén de animar a la tertulia La Bambalina a «continuar con la labor que están haciendo».

Una noche cofrade en San Jerónimo que atrajo a numeroso público y en el que se premió a una fundación cuya labor ejemplifica los valores de todo buen cristiano, de todo buen cofrade.