Cuatro cabras y seis chivos viven a escasos metros de edificios de viviendas. Son de la raza Florida, una especie autóctona del Bajo Guadalquivir que tienen en los huertos sociales de San Jerónimo su cuadra desde hace algunos meses. Las nuevas vecinas se han adaptado bien y son muchos los niños que se acercan a conocerlas. Este fin de semana recibirán más visitas, se celebra la XVI Feria de las Alternativas y ellas son unas de sus protagonistas.

Ecologistas en Acción mantiene un pequeño rebaño de cabras, cuatro cabras y seis crías, como complemento de las actividades de producción de verduras para autoconsumo que se vienen desarrollando en los huertos sociales de San Jerónimo. «Las cabras son muy útiles para eliminar la vegetación que crece de forma espontánea en los huertos, tanto por consumo del material retirado de las parcelas, como mediante el pastoreo directo de zonas acotadas, con lo que ponemos en práctica un tipo de jardinería urbana con múltiples ventajas ya que se aprovecha un residuo, la hierba, que genera muchos beneficios», explica Juan Cuesta, secretario de organización de la Federación Provincial de Ecologistas en Acción en Sevilla.

cabras en san jerónimo«Eliminación de consumos energéticos contaminantes por desbroces, eliminación de molestias por ruídos de la maquinaria, así como la reducción por envenenamiento del suelo debido al uso de agrotóxicos, como se viene haciendo en la jardinería convencional que aplica el ayuntamiento en el resto de zonas ajardinadas», son algunos de los beneficios de la presencia de estos animales en los huertos urbanos.

«La presencia de ganado en los huertos genera estiércol de calidad que sirve para el abonado de las parcelas y las cabras producen leche con la que se hacen quesos para autoconsumo al tiempo que se apoya a razas autóctonas en peligro», explica Cuesta. «También posibilitan que los adultos y los niños de la ciudad tengan la oportunidad de conocer cómo son y cómo viven estos animales domésticos que hasta hace muy poco convivían con nosotros en pueblos y ciudades, aprendiendo mediante talleres a elaborar queso de forma tradicional», detalla.

«Los niños están encantados, son los que más alucinan cuando las ven, sobre todo ahora con los chivitos, que son más activos y les gusta interactuar», explica Cuesta. «Las cabras que mantenemos son de la raza Florida, autóctona del valle del Guadalquivir y gran productora de leche, muy bien adaptada al clima de nuestra zona«, asegura.

Durante este fin de semana los visitantes de la XVI Feria de las Alternativas que va a tener lugar en el Parque de San Jerónimo podrán conocer nuestro rebaño que estará pastando en una de las parcelas de los huertos que están desbrozando de esta forma tan natural.