El portavoz municipal socialista Juan Espadas y la concejala Eva Patricia Bueno han mantenido esta semana un desayuno de trabajo con colectivos, entidades, asociaciones, comerciantes y comunidad educativa del entorno de San Diego para obtener la radiografía de necesidades urgentes y no satisfechas por el Gobierno de Zoido en estos dos años y medio de mandato.

La primera gran petición que en barrios como éste, donde su propia configuración urbana cerrada en torno a torres de viviendas sigue siendo una constante por los problemas de convivencia existentes, es la Policía de Barrio «prometida por Zoido y olvidada en acto único. Nunca un incumplimiento tan flagrante ha decepcionado más a los vecinos, a los que se les dijo que se reforzaría la presencia policial cercana y en permanente contacto con comerciantes y entidades que disuadiera los problemas, y que sin embargo dos años y medio después tienen que seguir organizándose para llamar a la Policía de manera coordinada cuando surgen los problemas», explica Espadas quien exige «que las soluciones se planteen en una junta de seguridad del distrito que, al menos, trate el asunto con presencia del delegado de Seguridad».

De igual forma, la veintena de colectivos y representantes de intercomunidades reunidos con Espadas plantean la necesidad de inversiones «que permitan el adecentamiento urbano de una barriada donde viven más de 2.000 familias y cuyos problemas no se solucionan con las escasas actuaciones en rebajes de bordillos que vende el delegado de Zoido sin atender a los acerados levantados, los alcorques sin árboles que se convierten en trampas para el paso habitual, el estado lamentable de las calles interiores, la falta de limpieza y de mantenimiento de zonas verdes constante, o problemas que necesitan de otro tipo de planificación y de los que tampoco se encarga el Gobierno municipal, como son las necesidades de equipamientos públicos en la zona y de solucionar los problemas de aparcamiento».

Para Espadas, «en San Diego tienen además un problema extendido en el distrito Norte como es la falta de entendimiento del delegado de Zoido con los vecinos a los que administra y sirve. Los problemas de interlocución y la falta de diálogo acaban por dejar caer en saco roto las reivindicaciones ciudadanas de San Diego, lo que aún encona más a los vecinos que ven que su supuesto «alcalde de barrio» como Zoido prometió, los ignora reiteradamente».

En cualquier caso, el socialista pide a Zoido «que le explique a los vecinos de San Diego y del resto del distrito Norte cómo piensa actuar en la micropolítica al detalle que prometió cuando en 2014 no ha hecho más que rebajar los presupuestos con recortes en inversiones que superan el 68% dejando en 98.000 euros los 310.000 euros de que disponía Norte en 2013». Además, le insta a dar explicación a «la solución que plantea para el arreglo de calles –uno de los principales problemas en el mantenimiento urbano del distrito- cuando ha decidido que el dinero disponible para el próximo año pase de 270.000 euros a sólo 58.000 euros. La ciudad se deteriora por la falta de actuación en estos dos años y medio y, en lugar de reforzar las inversiones, Zoido las recorta», concluye.