Más de una década hace desde aquel año 2001, cuando el facultativo José Pérez Bernal, y los trasplantados de hígado y riñón, Carlos Monge Campano y Juan Garrido Mesa, respectivamente, deciden bajo el lema «Un trasplante es otro nacimiento» unir la tradición de los belenes sevillanos, con el fin solidario de la donación de órganos.

A raíz de ello, un grupo de trabajadores deciden unirse a dicha idea creando la Asociación de Belenes de la Solidaridad pero sin tener claro como casar nacimientos con trasplantes. A la pregunta de «¿qué hacemos?», le sale rápidamente una respuesta: «Vamos a elaborar maquetas de edificios emblemáticos de Sevilla que serán los escenarios donde situaremos las figuras del Belén».

Un detalle de un nacimientoCon ello se ponen manos a la obra, y desde 2001 que todo se estrenó con el Convento de las monjas de Santa Rosalía, se ha pasado por el Arco de la Macarena, la Colegiata del Divino Salvador, Santa Ana, Las Reales Atarazanas, el Hospital de las Cinco Llagas, el Palacio de San Telmo, o la que va a tener lugar este año, que será la Plaza de San Lorenzo con su Iglesia, la Basílica del Gran Poder, sus edificios, sus bares y el Convento e Iglesia de Santa Rosalía, con motivo del 250 aniversario del incendio de esta última iglesia, donde además será el lugar de exposición de este nacimiento de 2013. Una obra que por cierto se quedarán las monjas en propiedad, como donación. Las demás obras se exponen en el Hogar Virgen de los Reyes.

Rafael Álvarez Núñez es el actual responsable legal de la asociación, aunque tiene numerosos ayudantes y gente igual de trabajadora que él. «Estamos muy bien, tenemos un local nuevo cedido por el distrito norte mucho más amplio y estamos muy contentos. Queremos concienciar de esta original manera a la gente de la importancia de la donación de órganos. En nuestros belenes, que son los personajes del nacimiento en los edificios más emblemáticos de Sevilla, tenemos muchas visitas y excursiones de colegios donde aprovechamos para explicar la historia de Sevilla e informamos sobre lo imprescindible de donar órganos», explica Rafael. «Este año lo expondremos en Santa Rosalía junto con el monumento al donante de Sevilla», añade Rafael.

Una asociación que tiene su base, sus trabajadores en el Distrito Norte, concretamente en San Jerónimo. El arte tiene muchas formas de verse, de representarse, y ésta, sin duda, es una de ellas. Unir solidaridad con tradición y emblemas de Sevilla para convertirla en una ciudad con sólo el 14% de negatividad a las donaciones, estando por debajo de la media nacional, frente al más del 35% de negatividad que había antes de su creación en 2001. El arte y la tradición, al servicio de la solidaridad.