Ante la precaria situación que vive Cáritas Parroquial de la iglesia de San Jerónimo, la hermandad de la Hiniesta ha respondido a su petición de ayuda realizando una recogida de alimentos durante todo el mes de octubre en la sede de la hermandad. Esa recogida de alimentos se ha traducido en la entrega de ellos por parte de un miembro de la hermandad de la Hiniesta al diputado de caridad de la iglesia de San Jerónimo.

Cáritas de San Jerónimo tiene una media de edad de personas a las que asiste, la cual ronda los 70 años, siendo más de 50 familias a las que atienden y dependen de ellos en estos tiempos difíciles para parte de la población.

La Hiniesta, que llegó a Sevilla procedente de tierras catalanas reclamando su lugar en San Julián, ha vuelto a dar una muestra de solidaridad, ha hecho iglesia y ha revalorizado la palabra hermandad, ayudando a personas del Distrito Norte que no lo están pasando bien.

«Es una alegría para todos nosotros que una hermandad del peso de la Hiniesta se preocupe por Cáritas de San Jerónimo y nos ayude de esta manera, aportando tantos kilos de alimentos», asegura el diputado de caridad de San Jerónimo.