José Ángel Pérez Quintero es un pediatra al que le apasiona infundir terror. Al tiempo que desarrolla su carrera profesional en el centro de Salud Pino Montano B, escribe relatos de miedo para asustar a sus hijos. De esta afición nace «Relatos para asustar a Lucía» (Padilla Libros Editores & Libreros), su segundo libro, que se ha presentado este martes en la librería Beta Imperial de Sevilla.

El autor, José Ángel Pérez Quintero, reparte su tiempo en curar niños y asustar a sus padres. Es pediatra, profesor de Pediatría de la Facultad de Medicina y amante de la literatura de terror. Con su primer libro «Cuentos para que Jaime no duerma» – una obra dedicada a su hijo- se inició en esta temática, heredera de obras de Edgar Allan Poe, Howard Phillips Lovecraft o Ann Radcliffe.

Pérez Quintana y su libro«La culpa de mi afición por los libros de terror la tienen mis hijos», explica el autor. «A ellos les gusta que, para acabar el día, le contemos cuentos y siempre me pedían que fueran de miedo», detalla el pediatra. «Me hice con 40 o 50 textos diferentes y me decidí a escribirlos; pero en el proceso no me salieron para niños, eran más bien para adultos», confiesa Pérez Quintero.

En este segundo libro, este pediatra explora lugares comunes, situando al lector en miedos comunes alejado del mero susto. «Es un terror íntimo, cotidiano, inquietante, que te acecha y te sugiere; un montón de ropa en un cuarto a oscuras, un pequeño ruido en la noche…», desvela el autor.

Su obra está basada en «inspiraciones cotidianas», revela. «Me apasiona leer terror y mi obra es producto de los libros que leí en mi juventud», desvela Pérez Quintero ante un nutrido grupo de familiares, amigos y pacientes que lo acompañaban en la presentación. El autor, quien ha impartido sus enseñanzas en la Escuela de Padres del Distrito Norte, planea también escribir un manual de ayuda para padres.

En su primera obra, «Cuentos para que Jaime no duerma», introduce un terror cotidiano, inquietante, que tiene su escenario en la ciudad de Sevilla. En esta segunda obra, «Relatos para asustar a Lucía», sorprende con un terror sugerente que acecha al lector al volver una esquina, tras atravesar una puerta, nada más apagar una luz, por haber leído un libro hallado casualmente o simplemente, por encontrarse en el lugar y momento equivocados.

El libro contiene dibujos de Alejandro García Escámez, un joven diseñador gráfico sevillano, dibujante de cómics, amante del arte y polifacético creador de espacios multidimensionales que aprisionan miradas y emociones.