Dos personas agredieron en la tarde de este martes a un enfermero y un médico en el centro de salud Pino Montano B situado en el distrito Norte de la ciudad. Hasta el lugar de los hechos se desplazó la policía para reducir y llevarse esposados a los atacantes. Uno de los sanitarios tuvo que ser trasladado de urgencia por una gran hemorragia en la nariz.

Sobre las 19.30 horas de la tarde, según el relato de los testigos, el agresor acudió al citado centro de salud exigiendo que se le retirasen unos puntos de sutura. Sus demandas fueron respondidas con una negativa de los trabajadores, que entendían que no se trataba de una patología de urgencias y que por tanto debía desplazarse a su centro de salud para el día siguiente. Este hecho provocó que, «sin mediar palabra», el presunto agresor, con la ayuda de su madre, comenzase a golpear al enfermero que lo estaba atendiendo.

En auxilio del enfermero y alertado por los gritos acude un médico de pediatría que pasaba consulta. Su participación se saldó con un el tabique nasal roto, lo que le provocó una hemorragia importante «imposible de controlar en el centro de salud» que tuvo que ser intervenida de urgencias necesitando cirugía maxilofacial, según fuentes del Sindicato Médico de Sevilla.

La ayuda del personal de limpieza tampoco consigue calmar al presunto agresor, quien mostraba una actitud «extremadamente violenta». Los testigos relatan cómo solo el celador pudo, no sin esfuerzo, detener finalmente la agresión. Tanto el médico como el enfermero han denunciado los hechos a la Guardia Civil.

Concentración de repulsa

Concentración a las puertas del centro de salud de Pino Montano BAnte estos acontecimientos y de forma espontánea, los compañeros del centro de salud han decidido mostrar su indignación concentrándose este miércoles a las 12 de la mañana a las puertas del citado centro de salud. Médicos, enfermeros y celadores han portado papeles con el lema «No más agresiones al personal del centro de salud». Dada la gravedad de los hechos, el Sindicato de Médicos de Sevilla, en la voz de su secretario General, Nicolás Fernández de la Fuente, «exige la contratación de guardias de seguridad en este centro de forma permanentemente».

Cabe destacar que el celador que acudió en ayuda de los profesionales y consiguió separar al agresor, no estaba en su hora de trabajo, ya que su jornada comenzaba a las 20.00 horas. Además, «no es la primera vez que se producen agresiones, por lo que los profesionales trabajan con temor de que pueda volver a producirse», añade Fernández.

También se pide al Servicio Andaluz de Salud «que los hechos ocurridos no queden impunes, y que se tomen medidas más contundentes contra los agresores, como la consideración de delito penal por atentado contra la autoridad en el ejercicio de sus funciones públicas».

Sin embargo, el responsable del sindicato médico ha querido desligar este hecho del enclave en el que se encuentra el centro de salud. «Esta agresión no es atribuible a la cercanía con el Vacie ya que por lo general, los agresores no son personas en riesgo de exclusión o toxicómanos. En la mayoría de los casos son gente normal».

Recortes de la Junta

A lo que sí responde este tipo de agresiones es, a juicio del sindicato, a los recortes en materia de sanidad. «Los centro de salud están masificados porque no se cubren las plazas, eso tiene como consecuencia que haya más pacientes por cada médico y se le dedique menos tiempo a estos», afirma Fernández. «Y la frustración provoca agresividad», confirma el sindicalista. Según su tesis, en el centro de salud en el que se ha producido al agresión «se han destruido de 15 a 20 puestos de médicos en los últimos tres años».

«A la población se le dice que tienen muchos derechos pero para los profesionales hay un otro mensaje de ahorro y austeridad y ambas cosas no encajan», denuncia Fernández.