La plaza Amanecer se transformó en la noche de ayer en un auténtico auditorio. El escenario para los artistas y el resto del espacio de esta amplia plaza para los más de cien vecinos que no quisieron perserse los «Carros y carretas» que llevaba la asociación teatral La Platea hasta el barrio de San Pablo.

Una obra de teatro no solo tiene cabida en los grandes auditorios o salas, en la calle también se puede vivir un auténtico ambiente teatral. Eso lo saben muy bien los vecinos de San Pablo, quienes como cualquier tarde bajaban ayer a la plaza Amanecer en familia encontrándose por sorpresa un escenario ataviado y vestido para «abrir el telón». Minutos antes de las nueve las sillas se iban llenando, los bancos estaban ocupados y hasta algunos se mantuvieron de pie de principio a fin.

Con este panorama los chicos de la asociación teatral La Platea se comieron el escenario. Con dotes de sobra para la interpretación y dos entremeses que consiguieron sacar las carcajadas de los asistentes, la noche fue más que perfecta. Y lo mejor de todo es que no será la única puesto que no es la primera vez que el distrito San Pablo-Santa Justa apuesta por llevar la cultura a la calle, al pie de los bloques de vecinos, a las plazas de sus barrios. Títeres, teatros y espectáculos de Arte Urbano han llenado el distrito de cultura, sin necesidad de grandes auditorios ni salas de postín.

Por si fuera poco, la gente salió encantada y les faltó tiempo para preguntar ¿cuándo y dónde sería el próximo? pues bien, no van a tener que esperar mucho porque el próximo martes a las ocho de la tarde en la plaza del Gallo más teatro al aire libre, esta vez de mano de la compañía Gloria de Jesús quien pondrá en escena sainetes de los queridos Álvarez Quintero.