El Ayuntamiento, a través del distrito San Pablo-Santa Justa y la Gerencia Municipal de Urbanismo, ha recuperado y colocado las cinco esculturas del proyecto cultural internacional «Arte para todos».

Según el delegado del distrito, Jaime Ruiz, «lo que era un reto es hoy una realidad, porque desde hace días, las calles del Polígono San Pablo acogen las cinco esculturas de diversos autores internacionales que participaron en este proyecto cultural, cuyo fin es acercar el arte urbano a todos los sevillanos y también a quienes nos visitan».

Se trata de esculturas que «quedaron olvidadas hasta que la actual junta municipal del Distrito San Pablo-Santa Justa se comprometió a darle continuidad al proyecto. En concreto, fueron los propios autores los que, mediante un escrito, nos reclamaron la reposición de sus obras en nuestra ciudad», ha recordado Ruiz, quien ha añadido que «nuestra voluntad es hacer del Polígono San Pablo el epicentro del arte urbano de Sevilla, donde ya existen murales en las fachadas de diversos bloques del Polígono que fueron realizados por artistas de todo el mundo».

Las esculturas, caracterizadas por su gran formato y realizadas en acero y metal, se han ubicado en puntos del distrito elegidos por una comisión de Arte Para Todos creada en el pleno de la junta municipal del distrito.

Estas obras simbolizan valores como la solidaridad, la naturaleza, la paz o la vida. Así, la escultura «Luna de Troya», cuyo autor es Francisco Proaño, se ha ubicado en el muro exterior de la sede del Distrito, en la calle Jerusalén. Muy cerca se ha colocado «Almohadas por la paz», donada por Edith Kappeler, en una zona ajardinada que hay delante de la oficina de Correos en la confluencia entre la calle Jerusalén y la Avenida Éfeso, en esta última, donde están algunos de los murales en los edificios. «Solidaridad» es el nombre de otra escultura, realizada por Vicky Camacho, que se ha colocado en la Plaza Niño de Vallecas, justo en frente de la Iglesia Virgen del Pilar. Por último, en la Avenida de la Soleá esquina con la calle Cristo de Velázquez se han colocado dos esculturas: «Silencio de un recuerdo», de Patricia Ezguerra; y «Vida», de Federico Bacher.

Tras la colocación de estas esculturas, Ruiz ha anunciado que «vamos a continuar en esta línea y potenciar el arte urbano en el distrito y por ello vamos a llevar a cabo actividades con asociaciones de arte urbano, así como también organizaremos actuaciones de calle que se realizarán en los próximos meses».