El delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, ha pedido hoy al PSOE que «deje de confundir y alarmar a la comunidad educativa del colegio San Ignacio de Loyola, ya que el muro del centro estará terminado a final de este mes de septiembre».

En este sentido, Ruiz ha explicado que «para el distrito era una prioridad el arreglo del muro del colegio San Ignacio de Loyola, máxime cuando dichas grietas aparecieron en el 2008 como consecuencias de la obra del nuevo Centro de Servicio Sociales llevado a cabo por Emvisesa, con subvención de la Junta de Andalucía y bajo el gobierno municipal de PSOE e IU».

Así, Jaime Ruiz ha lamentado «el desconocimiento de los socialistas, ya que está elaborado el informe técnico, el proyecto y se han llevado a cabo las mediciones necesarias para que esté ejecutado a final de este mes»; y ha destacado que «el olvido durante más de dos años y medio de la peligrosidad de este muro por el anterior gobierno de la ciudad contrasta con la agilidad en la tramitación del problema del actual Gobierno Municipal».

De esta manera, el delegado del distrito ha pedido «seriedad al PSOE y no jugar con temas que pueden llegar a alarmar a la comunidad educativa»; y ha definido como «cinismo político exigir y abanderar la reforma de este muro cuando en dos años y medio no hicieron nada en este sentido, y ahora que ven en 9 meses su pronta resolución se apunta al carro de la gestión popular».

Por último y en relación con el proyecto,«que según el PSOE no se ha redactado», Ruiz  ha informado de que «se procederá a la reconstrucción de los tramos afectados, realizando las oportunas correcciones en un total de 42 metros de longitud»; y ha resaltado que «dos años y medio con las grietas en el centro y ha tenido que llegar el Gobierno de Zoido para resolver y encauzar este problema en 9 meses, ejecutando además medidas que garantizaran la seguridad de los alumnos a la finalización del curso pasado».

Las actuaciones, que con un coste cercano a los 50.000 euros se van a llevar a cabo son: demolición de los tramos afectados, cimentación con hormigón armado, muro de sustitución de ladrillos, vallado de malla galvanizada hasta 2 metros de altura y reposición del pavimento interior y exterior afectado por la ejecución de la obra.