El próximo jueves 3 de julio, el artista sevillano Falete ofrecerá un completo recital a beneficio de Gonzalo Castillo Catalán, un niño con una complicada enfermedad llamada hipoxia cerebral. No lo hará solo, sobre el escenario le acompañarán Patricia Vela, Erika Leiva, Antonio Cortés y Frank Sánchez, así como la orquesta sinfónica del Liceo de Moguer, en un evento organizado por el Distrito San Pablo-Santa Justa.

Será la primera vez que Falete actúe «ya como artista popular» en el barrio que lo vio nacer, el Polígono de San Pablo, y más concretamente, en su colegio, San Ignacio de Loyola. Allí se dispondrá un aforo de 1.000 localidades al precio simbólico de 7 euros, que junto con la venta del ambigú aspiran a recaudar los 9.000 euros que necesita el pequeño para tener provisiones y servicios médicos durante seis meses.

Superación diaria

Gonzalo se aqueja de hipoxia cerebral, una enfermedad que le imposibilita la movilidad de sus extremidades, y le afecta al habla, que le vino por una falta temporal de riego de oxígeno al nacer. A diario, fisioterapeutas ayudan al pequeño a realizar ejercicios que favorecen su motricidad y que pueden llegar a durar siete horas, con el lógico coste que entrañan. Amén de las papillas que lo alimentan, pues el niño no puede tragar.

El delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, ha explicado en la presentación del evento la dura realidad del chico, que «se arrastra por el suelo para desplazarse, porque no tiene control de las piernas, incluso duerme en el suelo», aunque se ha mostrado optimista al asegurar que «con el nuevo tratamiento se está consiguiendo que el niño empiece a comprender lo que se le dice».

El cantante Falete junto a Jaime Ruiz, delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa

Falete junto a Jaime Ruiz, delegado del Distrito

Este concierto es la iniciativa más evidente, pero no la única. Durante sus cinco años de vida, miles de personas de Sevilla, Andalucía y Extremadura han colaborado aportando tapones de plástico duro. «Con 25.000 kgs se consiguen unos 7.000 u 8.000 euros, pero imagínense cuantos se necesitan, con lo que pesa cada uno», comentaba Ruiz.

El delegado quiso agradecer a María José Franco, directora del centro educativo, por ofrecer el colegio como emplazamiento así como a Paco Revilla, amigo del artista, por hacerles llegar la iniciativa.

«Paco me dijo una y otra vez que tenía que ser yo quien hiciera este concierto. La causa me tocó la fibra, y ahora sólo queda darlo todo y que se vuelva a repetir», explicaba Falete. «He contado con Erika, Patricia, Frank y Antonio porque sabía que no me iban a decir que no, porque antes que artistas son personas, y porque estas cosas pueden ocurrirnos a cualquiera», comentaba en referencia a un show en el que ni los cantantes ni la organización percibirán retribución alguna.

Las entradas pueden adquirirse, de manera anticipada, en la web www.giglon.com, o bien en la propia taquilla desde las 21:00 horas, una antes de que arranque el emotivo concierto, en el que «no sólo habrá copla, sino también balada y arte», remataba el artista, que llevará el papel principal, con interpretaciones en solitario y a dúo con el resto de sus compañeros.