Las noches de teatro al aire libre organizadas por el distrito San Pablo-Santa Justa siguen siendo todo un éxito. La de anoche fue en la plaza del Gallo donde una obra de Los Quintero arrancó las carcajadas de los asistentes.

La cultura a la calle, al alcance de todos y para disfrute de todo tipo de público. Esa es una de las reglas del distrito San Pablo-Santa Justa desde que Jaime Ruiz llegase a estos barrios. Algo tan importante como el teatro, la literatura, la danza y otras muchas modalidades de arte tienen que ser accesibles a todo el mundo. Un convenio con Urban Art que saca lo mejor de los vecinos, títeres que recorren las calles y plazas del distrito y compañías de teatro que toman como sede cualquier rincón de los barrios de la zona, son ejemplo de este compromiso por la cultura.

Ayer por la noche la iniciativa de Teatro al Aire Libre aparcaba su escenario en la plaza del Gallo donde la compañía Gloria de Jesús deleitó al centenar de asistentes con unos sainetes de los Quintero que, como todas sus obras, hicieron disfrutar de lo lindo a todos los allí presentes. Niños y adultos de todas las edades tomaron asiento antes de la hora prevista, los vecinos de los bloques aledaños no dudaron en bajar y aprovechar para hacer vecindad entre risas.

Los actores agradecieron el aforo completo, los vecinos contentos por la iniciativa y, los que también se alegraron de que el Teatro al Aire libre llegase hasta allí fueron los dueños de los tres bares de la plaza que con eso de que en este «auditorio» estaba permitido comer y beber, el agosto se les adelantó a junio.