La asociación de vecinos Raíces, del Polígono San Pablo, celebró su XIV Pregón de Exaltación de la Semana Santa, un acto que estuvo presidido por la imagen de una réplica del Cristo de la Salud de la iglesia de San Nicolás y que contó con la presencia de invitados destacados como el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, así como miembros de entidades como la Asociación de Jubilados Gambrinus o la Asociación de Mayores Alfonso de Cossio, entre otras.

El pregonero de esta edición, Francisco de Asís García de Luna, tomó la palabra tras los compases de la composición de Joaquín Turina titulado «Plazoleta de Sevilla enla noche del Jueves Santo» para pronunciar una exaltación que definió como «la forma de haceros revivir recuerdos y vivencias de un sevillano cualquiera».

Combinando la prosa y el verso, el pregonero habló del sentido familiar de la Semana Santa, o de «las clases magistrales de teología» que uno puede escuchar viendo cofradías en la calle. De aquellos que «presumen de ser cofrades por estar todo el día bebiendo de la que dicen es la primera hermandad de Sevilla o, al menos, de la que dio el origen a nuestra Semana Mayor, la Santa Cruz del Campo», o de temas más polémicos como el aborto o de si los homosexuales tienen o no cabida en la iglesia, señalando que «el Arte no está reñido con nada y los hombres tenemos que saber respetar para que nos respeten y no imponer nuestra voluntad a la fuerza».

El momento más emotivo del pregón se vivió al hablar de la Virgen del Rosario, «una dolorosa que ha tenido la inmensa dicha de llevar el manto macareno, convirtiéndose poco a poco en la seña de identidad por la que Sevilla conoce más al barrio de San Pablo», dedicándole unos versos a sus titulares: «Ay, Cautivo que yo quiero/ hoy ponerme a tus plantas/ay, Cautivo que mis besos/serán besos y plegarias/ y que mi aliento transpire/ la ilusión que hay en mi alma». «Sal Rosario por tu barrio/ que llegó el nuevo día/ tú eres la sinfonía/que da amor al Lunes Santo/hoy mi oración yo levanto/que Dios te salve María».

El pregonero, tras recorrer sus vivencias y relatar anécdotas viendo el paso de cada una de las cofradías que hacen estación de penitencia a la Catedral, llegó al punto y final de su narración volviendo la vista al barrio. Como despedida, Francisco de Asís dedicó una poesía al Polígono San Pablo, que acabó con una larga ovación de los presentes. Así, dijo: «Como dedos hay en una mano, los barrios A y hasta el E sin olvidar el B, C y D, que aquí todos nos hermanamos y en San Pablo nos quedamos. Como queriendo hacer un trinco, Parroquias también tiene cinco: Ignacio, Javier y Pilar os hablo, Juan y su Seo, San pablo, con Aves Marías, veinticinco». «Tiene peñas culturales, deportivas y religiosas, que aunque sean piadosas, no serán todas legales pero cuidan los chavales. Y el día 10 del mes, alegría, se cobra el paro alma mía, y al llegar Semana Santa, todo San Pablo ya canta: el Lunes, mi cofradía».

El acto contó también con la participación de los saeteros Manuel Guzmán Álvarez y José Manuel Humanes Romero, quienes pusieron el broche de oro a la jornada.

El delegado del Distrito, Jaime Ruiz, declaró: «Estoy muy satisfecho por haber participado de un pregón que lleva visos de convertirse en clásico y referente de la zona. Agradezco al presidente de la asociación de vecinos Raíces, Juan Antonio Mesa, la invitación y lo felicito junto a toda su junta directiva por lo bien que estuvo organizado el pregón y el mimo que pusieron hasta en el último detalle».