La Peña Cultural Flamenca Amigos de Manuel Mairena, situada en la calle Guillén de Castro 26, es de las pocas que se mantienen en activo en el Distrito San Pablo-Santa Justa. Se trata de un rincón creado para el disfrute del flamenco por los cinco sentidos, en el que artistas consagrados y jóvenes talentos comparten experiencias y crean vínculos al compás de una guitarra española.

«En las peñas es donde de verdad se aprende a cantar, a tocar y a sentir el flamenco», declara el nuevo presidente, Manuel Lavado, quien explica que «recibimos la visita de muchos estudiantes de conservatorio y jóvenes que están empezando a abrirse camino en este mundo, quienes se animan a acompañar a  nuestros socios en sus actuaciones, ya que en la asociación contamos con grandes voces y letristas y se tocan todos los palos. Son la mejor escuela», subraya.

La peña celebra todos los sábados, de 14:00 a 22:00 horas, su tertulia flamenca, una jornada de «convivencia, enriquecimiento cultural y derroche de sentimientos hacia un estilo que va más allá de lo meramente musical», manifiesta el presidente. La tertulia es una de las señas de identidad de la Peña Amigos de Manuel Mairena, una entidad cuyos orígenes se remontan a 1973 y que ha cambiado de nombre en varias ocasiones. De hecho, nació bajo el sello de «Peña Cultural Flamenca El Turronero» y, posteriormente, el nombre también homenajeó al bailaor flamenco José Galván.

La nueva junta directiva, que apenas lleva un mes en el cargo, se propone popularizar más sus tertulias abriéndolas al barrio. «Nos gustaría estar más arropados por los vecinos del distrito. Sabemos que el flamenco es una minoría, pero muy grande, así que animamos a todos los aficionados a que se acerquen a nuestra sede pues, todo el que entra una vez ya no quiere salir», comentan.

La asociación está compuesta por 54 miembros que pagan una cuota de 10 euros al mes para gastos de mantenimiento fundamentalmente. «De este carro tiramos los socios», recalca José Pérez, uno de los vocales de la entidad, quien explica «aquí no nos gusta pedir, nosotros somos los que damos, compartiendo nuestro cante con todo el que respete el flamenco».

Como proyectos futuros a corto plazo la entidad quiere entrar a formar parte de la Federación de Peñas Flamencas de Sevilla, así como aumentar el número de socios y establecer un calendario de actividades en el que, por supuesto, no faltarán «ni el guiso popular que se viene haciendo los viernes ni las tertulias que ocupan casi todo el sábado».