Las escuelas deportivas del club Calavera C.F. han celebrado su jornada de clausura ante más de 500 personas que no quisieron perderse la cita. Las propias instalaciones del club en la calle Hespérides acogieron un evento que comenzó a las 20:30 del pasado sábado 15 de junio y se alargó hasta las 2:00 horas.

Hasta allí se desplazó el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, invitado por la directiva para entregar algunos de los numerosos trofeos y galardones que se repartieron a lo largo de la jornada. Según Ruiz, «estas iniciativas son muy importantes máxime cuando ves que aquí lo importante no es en que puesto han quedado sino que se pone en valor la educación en valores. De hecho me sorprendió el detalle ejemplar de premiar al mejor estudiante que dice mucho de la dirección de este club. Quiero felicitar al Calavera y a tantos chicos que hacen deporte de forma regular».

El que no podía ocultar su entusiasmo era el director de las escuelas deportivas, Antonio Paredes Hidalgo, que ejerció como anfitrión y entregó también numerosos trofeos. Según Paredes Hidalgo, «el balance de la temporada es positivo. Aquí lo que practicamos es el deporte no el interés de ganar. Los enseñamos a saber perder, a ganar y sobre todo a comportarse. El respeto por el contrario es una de nuestras máximas».

En este sentido, el club reconoce el esfuerzo que hacen los jóvenes deportistas durante el año por lo que se premia también a los mejores estudiantes de cada categoría.

En la actualidad hay 254 niños practicando fútbol y repartidos por las categorías prebenjamín, benjamín, alevín e infantil. Como federados tienen dos equipos de alevines y uno de benjamín. El alevín de Primera ha mantenido la categoría lo mismo que el benjamín. El alevín de Segunda que tienen un año menos ha hecho un buen papel y ha preparado la base para el alevín de Primera de la temporada que viene.

La gala de clausura fue un auténtico espectáculo que comenzó con los diferentes equipos partiendo del centro del campo con unas pancartas en las que se podía leer el nombre y la categoría del equipo. Uno a uno fueron pasando por el escenario y recogiendo su medalla, regalo o trofeo. Los equipos que mejor lo han hecho esta temporada se presentaron en un autobús en el que los jugadores llegan al escenario tras haber recorrido buena parte de las instalaciones deportivas del Calavera.

Todo esto ocurría mientras cerca de 500 personas entre padres, conocidos y deportistas observaban el acontecimiento sentados en unas mesas colocadas para la ocasión. Y es que en la clausura de las escuelas los padres pueden traerse la comida de su casa y consumir las bebidas del ambigú. Algo que contenta a todos y que lleva algunos años haciéndose en el Calavera.

También acudió al evento el presidente de la entidad, Valeriano Amaya Román, que tiene el honor de ser el presidente andaluz con más años en el cargo. Desde 1967, 46 años ya, lleva Valeriano como presidente del Calavera del que también fue jugador hasta los 44 años de edad. Para Amaya Román, «el fútbol ha cambiado mucho en estos años pero lo que más me llama la atención es la falta de respeto que hay hoy en día. Este problema no viene por los niños sino por los padres tanto en las decisiones que toman como en los comportamientos que tienen durante los partidos».

A las 12:00 de la noche, miembros del club comenzaron con la tradicional tirada de cohetes que puso la nota de luz y color a una jornada cargada de emociones. Las escuelas deportivas del Calavera C.F. volverán a los entrenamientos el próximo 1 de octubre.