El centro de educación especial San Pelayo celebra su vigésimo séptimo Cross. Un total de nueve carreras por el barrio de Santa Clara han sido motivo de convivencia y celebración con el deporte como excusa perfecta.

Un total de 360 inscritos han participado en nueve carreras que han dado vida a las calles de Santa Clara. Desde escolares de cuatro años hasta alumnos de talleres ocupacionales y otros servicios de adultos en los que la edad es indeterminada, todas estas personas con discapacidad han demostrado en San Pablo-Santa Justa el factor igualitario que tiene el deporte. «Pretendemos desarrollar estas actividades deportivas para crear un día de integración y conocernos un poco, con el paso de los años se ha convertido en una fiesta de primavera tradicional, una fiesta alrededor del deporte» explica Alberto Gómez Lama, organizador del Cross San Pelayo.

«Cuando llega enero ya empiezo a recibir muchos correos de centros educativos diciéndome que no me vaya a olvidar de ellos a la hora de organizar la de ese año» cuenta Alberto y no es para menos, porque además de organizar carreras en diferentes categorías, la entrega de premios y posterior «tortilla con cervecita» animan a pasarlo en grande.

A las once de la mañana la policía ya ha acordonado la zona, una ambulancia ya se ha establecido en la zona de meta para atender a los que sufran alguna lesión, y, los corredores, calientan y estiran para comenzar la competición. La carrera en silla de ruedas sería la encargada de romper el hielo, tras ellos, infantil, juegos, adaptados y adultos femenino y masculino compondrían el orden de salida.

Sin incidencias destacables, todos y cada uno de los corredores llegaban a la línea de meta con una gran sonrisa, los brazos en alto y la satisfacción de haber participado con sus compañeros en una carrera por el barrio de Santa Clara. Centros de Dos Hermanas, Sanlúcar la Mayor, Alcalá de Guadaíra y varios puntos de Sevilla capital, han formado parte de esta gran fiesta del deporte.

Tras la última llegada a meta, tecaba dar los premios y para ello han subido al escenario, no sólo los medallistas, sino la directora del colegio San Pelayo, María Ángeles Romero, el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz y la subdirectora del distrito, Fátima Ruiz, quienes han entregado las medallas a las diferentes categorías y formado parte así de un Cross que cumple ya 27 años y un colegio que celebra su 50 aniversario realizando una labor encomiable.