La primera jornada de la clausura de los talleres socioculturales reunió anoche a más de 700 personas que fueron pasando por el Centro Cívico San Pablo Manuel Barrios. Como todos los años, la velada levantó mucha expectación entre los vecinos del Distrito, pues son diversos los talleres que actúan sobre el escenario.

Para el delegado de San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, «vivimos una tarde-noche marcada por el buen ambiente y el gran nivel mostrado en las diferentes actuaciones. Eso pone de manifiesto que los esfuerzos que realizamos para mejorar la dotación de los talleres redunda en el rendimiento de los alumnos. Estoy muy contento porque ayer recibí el sincero cariño de muchas personas que me mostraron su alegría por el servicio ofrecido».

A las 19:00 horas comenzaron los eventos con la proyección de un vídeo de Patrimonio Cultural realizado por los alumnos del taller de Cristina Lozano. Luego la monitora de Cocina, Katy Vilches montó una degustación de platos preparados por ellos mismos y que recibieron muchos elogios por parte de los presentes.

A las 19:30 comenzó la presentación de la clausura que corrió a cargo del periodista Ernesto Muñoz y la historiadora Ana Galán. Sobre las tablas del escenario fueron desfilando los representantes de los diferentes centros que ceden sus espacios al Distrito para que se puedan desarrollar los talleres. A todos ellos, el delegado Jaime Ruiz, les entregó un reconocimiento, lo mismo que a los monitores y a los alumnos que han destacado por alguna circunstancia en sus respectivos talleres.

A partir de ahí comenzó el carrusel de exhibiciones con la primera puesta en escena de Pastora del Rocío Varilla y sus chicas de Castañuelas y Sevillanas.

Luego vinieron los desfiles de moda. El primero a cargo de las alumnas de Isabel Escoz que desfilaron con diferentes trajes elaborados por ellas mismas y en el que llamaron la atención los de flamenca. El siguiente desfile lo protagonizó Ana Rosal que puso sobre el escenario a sus chicas que deslumbraron en elegancia y estilo.

A continuación las niñas de Batuka de Pastora del Rocío pusieron boca abajo el Centro Cívico con su actuación. La coreografía, la puesta en escena, la conjunción de sus vestimentas y la coordinación que mostraron durante los bailes hizo que el público se levantara de sus asientos.

Tras la Batuka volvieron al escenario las alumnas de Margarita Cortegana con un nuevo desfile que derrochó categoría, bonitos vestidos y buenas maneras a la hora de presentarlos.

Después le tocó el turno a las Castañuelas y las Sevillanas de Maleny Ordóñez que pusieron de manifiesto lo consolidado y compenetrado que está este taller.

La jornada puso el broche de oro con el gran Carlos Nogales, uno de los monitores más admirados para los que realizan bailes de salón. El respetable estuvo aplaudiendo varios minutos una actuación para enmarcar. La coordinación de sus numerosos bailarines, el estilismo y las explosiones con papelillos incluidos dejaron un gran sabor de boca entre los presentes.

La asociación cofrade Nuestro Padre Jesús de la Salud y su ambigú sirvieron para refrescar y dar servicio de comida a los asistentes.