El colegio de Educación Infantil y Primaria Borbolla situado en la Avenida de Luis Montoto está siendo estos días objeto de mejora por parte del distrito San Pablo-Santa Justa a través de Edificios Municipales. Para el delegado del Distrito, Jaime Ruiz, estas obras «suponen el cumplimiento de un compromiso con el director del centro escolar y una nueva promesa cumplida de nuestro alcalde, Juan Ignacio Zoido, que sigue dando a los colegios la prioridad que se merecen en cuanto a mejoras se refiere».

Las obras, que empezaron la semana pasada y se prevé tengan una duración de un mes aproximadamente, constará de dos fases. En la primera, que acaba de comenzar, las mejoras previstas contemplan la retirada de varios árboles, acacias sobre todo, que estaban en muy mal estado con el consiguiente riesgo para los menores y su sustitución por árboles del tipo almez (celtis australis) durante el mes de noviembre.

Una de las peticiones en la que más interés han puesto desde la dirección del centro ha sido la valla que tiene el colegio y que da a la Avenida de Luis Montoto. Aquí los técnicos de Edificios Municipales tienen previsto colocar una chapa en la parte donde está la reja para que los adultos no tengan acceso a contactar con los niños desde la calle.

Otra de las mejoras ha sido la reparación de unas grietas que tenía la pista deportiva y que impedían un disfrute completo en un colegio de reducidas dimensiones.

También se ha previsto colocar un portero electrónico en el comedor para que la conserje tenga mayor facilidad a la hora de recibir a las personas. En ese mismo espacio ya se ha colocado una rampa para que puedan acceder a la zona de administración aquellos con movilidad reducida.

Las obras contempladas tendrán un coste que supera ligeramente los 8.000 euros.

Para el director, Javier León, «el distrito San Pablo-Santa Justa siempre ha estado muy preocupado por nosotros y tanto Jaime Ruiz como su equipo han sido muy receptivos. Por parte del Ayuntamiento he tenido también plena respuesta aunque el personal es insuficiente para atendernos a todos».

Cuando se le recordó a Javier León que su colegio es uno de los que más atenciones ha recibido por parte de las instituciones municipales no pudo ocultar su satisfacción cuando aseguró que «la sintonía con el Distrito y el Ayuntamiento es total. Ellos me dan y yo también me ofrezco para lo que necesiten como por ejemplo la utilización de nuestras instalaciones para tres talleres socioculturales como son informática, patrimonio y taichí», concluyó Javier León.

Esta obra se une a la que se realizó en septiembre del año pasado cuando se reparó la cubierta del segundo piso. La estructura de los techos y sus compuestos de amianto la hacían inapropiada para un centro educativo, además del calor que producía.

También desde el distrito San Pablo-Santa Justa se ha ampliado el acerado de Muñoz Seca, otra de las calles a las que da el colegio. Además se ha colocado una valla de seguridad para los peatones pensando en la cantidad de niños que allí cruzan a diario. El comedor ha sido arreglado en buena parte y la marquesina con varias paradas de Tussam se trasladó unos metros como solicitaban desde el colegio para evitar las aglomeraciones en la puerta de entrada y salida.