Las obras de mejoras en la sede del distrito San Pablo-Santa Justa son ya una realidad. Tras más de dos meses de intenso trabajo ha concluido una obra muy demandada por los técnicos y empleados del Distrito situado en la calle Jerusalén del Polígono San Pablo.

Incluso los propios vecinos se quejaron en multitud de ocasiones porque las personas de movilidad reducida y los mayores, que no son pocos en esta demarcación, tenían numerosos problemas para acceder con comodidad a las diferentes dependencias de la sede. Las de mayor demanda estaban colocadas en la primera planta donde había menor espacio además.

Ahora están situadas en la planta baja por lo que descenderá el volumen de personas que utilizaban las escaleras y con ello el riesgo de caídas, algo habitual según el personal que trabaja en el Distrito. Aunque en las dependencias hay un ascensor es demasiado pequeño para atender tanta afluencia de público como hay en San Pablo-Santa Justa.

Las mejoras han consistido también en el arreglo de la marquesina de la puerta de entrada al edificio. Además se ha eliminado una gran puerta de hierro que estaba inútil y se ha colocado en su lugar una salida de emergencia. Toda la dependencia ha sido pintada y se ha renovado la solería.

Según el delegado del Distrito, Jaime Ruiz, «esta obra iba una vez más en el programa electoral del PSOE que nunca supo o quiso hacer frente a las peticiones vecinales y del personal del Distrito, a pesar de que las primeras iniciativas para solucionar estos problemas se llevaron a cabo hace más de ocho años. Hemos tenido que llegar nosotros para conseguir un mejor trato al ciudadano y al numeroso personal que trabaja en la sede del distrito San Pablo-Santa Justa».

Otro de los que ha mostrado su satisfacción con los cambios es Francisco Javier Muñoz , jefe de sección del distrito San Pablo-Santa Justa, quién ha asegurado que «estas obras de remodelación eran muy necesarias porque las dependencias no estaban a la altura de las circunstancias. Hay mucho movimiento en la sede del Distrito y con la disposición que había antes no podíamos ofrecer un servicio de calidad ajustado a las necesidades vecinales».

Las obras han necesitado de un presupuesto de 9.000 euros aportado desde Edificios Municipales.