El Distrito San Pablo-Santa Justa ha arreglado y cambiado de sitio los mástiles que sujetan las banderas de su fachada por varias razones. En primer lugar por el estado de deterioro en el que se encontraban y que suponían un peligro para las decenas de personas que diariamente pasan bajo ellas. Para ello, se han retirado de dónde estaban y se han puesto en la azotea sobre una base con doble pletina que garantiza una mayor sujeción.

Según el delegado, Jaime Ruiz, «esta mejora era muy necesaria y tiene una gran importancia porque la seguridad de mis vecinos es una prioridad en mi gestión».

Otro de los motivos de este arreglo ha sido la peligrosidad que presentaba para los operarios de Edificios Municipales cada vez que había que cambiar las banderas. Y es que desde la azotea de las oficinas del Distrito resultaba imposible cambiarlas sin arneses o sin un brazo articulado.

Por eso, con esta obra las arcas municipales se ahorrarán más de 1.000 euros anuales puesto que las banderas ya las pueden cambiar los trabajadores del Distrito. Ya no será necesario enviar operarios de Edificios Municipales para sustituirlas por envejecimiento, izarlas o bajarlas ni alquilar brazos hidráulicos.

La nueva instalación de los mástiles permitirá también poner las banderas a media asta cuando las situaciones de luto así lo exijan. Para ello se ha puesto una cornamusa en el mismo mástil para atar la cuerda que soporta las enseñas.