El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Sevilla va a proponer que se realicen once «debates sobre el estado de los distritos» en cada una de las áreas de la ciudad para que los vecinos analicen la gestión del Gobierno municipal liderado por Juan Ignacio Zoido en la primera mitad de la legislatura y puedan realizar propuestas que puedan trasladarse al pleno del Consistorio a través de propuestas ciudadanas.

Así lo ha anunciado el portavoz municipal del PSOE en el Ayuntamiento hispalense, Juan Espadas, en declaraciones a los periodistas durante unas jornadas de coordinación de los representantes socialistas en las juntas municipales de distrito celebrada este sábado.

Espadas ha explicado que de estas jornadas van a salir «propuestas concretas» como la de celebrar estos «debates sobre el estado de los distritos» coincidiendo con el ecuador del mandato de Zoido.

Así, el portavoz socialista ha resaltado que, al igual que el segundo año de Gobierno se inició con un debate sobre el estado de la ciudad en el Ayuntamiento, es «justo» que los vecinos de cada barrio «puedan analizar la gestión del alcalde y de sus delegados en cada barrio dos años después de haber tomado posesión», de forma que los sevillanos «puedan hacer propuestas, analizar el grado de cumplimiento de los presupuestos y de los compromisos que asumió en el barrio».

En este sentido, el portavoz socialista ha criticado que el mandato de Zoido ha estado marcado por intentar «apartar» a la oposición del «control de los incumplimientos permanentes» del programa electoral con el que accedió a la Alcaldía en junio de 2011, algo que según afirma se constata «en el trabajo diario que hacen los delegados»

El modelo virtual e-democracia

«Zoido ha pasado a un modelo virtual de lo que él llama e-democracia, que consiste en mandar a los vecinos a su casa y que no le protesten en la calle por sus incumplimientos permanentes», ha manifestado Espadas, señalando que «así la ciudad no avanza», porque «hay cada vez menos control y menos propuestas»

Asimismo, ha criticado que mientras en instituciones como el Parlamento andaluz se está «avanzando en fórmulas para que el ciudadano pueda llegar hasta el Pleno», en el Ayuntamiento de Sevilla se haga «justamente lo contrario», recordando que «no se autoriza grabar imágenes, no se pueden retransmitir los plenos y no hay posibilidad de que las asociaciones trasladen los debates de un distrito al Pleno».