El Centro Cívico San Pablo acogió desde el lunes hasta el jueves las actividades vinculadas a la Clausura de Talleres 2013 – 2014. Desde el lunes hasta el miércoles se han podido visitar las exposiciones de los talleres de carácter artístico y artesanal en varias salas del Centro, para deleite de los visitantes. Macramé, patchwork, bolillos, flecos, pintura en tela, restauración de muebles, pintura de caballete, jardinería…talleres que en los trabajos expuestos dejan muestras de la inmensa labor que realizan estos alumnos y alumnas a lo largo del año.

En cuanto a las exhibiciones éstas se realizaron el miércoles y jueves con un éxito rotundo de público, cifrándose en más de 2.000 los asistentes. En el patio del Centro Cívico el Distrito monta un gran escenario dónde durante dos días una fiesta de espectáculos, desfiles y entregas de reconocimientos, se suceden con gran aceptación del público asistente. Desde aeróbic a bailes de salón, desde danza del vientre a corte y confección, pasando por sevillanas y baile flamenco, hasta llegar a mantones de macramé, guitarra, batuka o castañuelas, un elenco de «artistas», que a lo largo del año han perfeccionado sus destrezas en las distintas disciplinas llenan el Centro, además de público, de alegría, color y vitalidad.

Incluso se pudo degustar los manjares que muy meticulosamente había preparado el taller de cocina, de la mano de la aplicada monitora Caty Vilches. Carlos Nogales, Reme Salgado, Carmen Montiel, Maleny Ordóñez, Isabel Escoz, Rocío Mora, Javier Gemio, Cristina López, Ana Rosal, Pastori Varilla, Margarita Cortegana, Tere Sánchez, Daniel Manzano, Modesto del Río, monitores que, entre otros muchos, son un ejemplo a destacar ya que con su esfuerzo y dedicación a lo largo del año consiguen sacar lo mejor de sus alumnos y no sólo en el plano artísticos y técnico, sino también en el aspecto social y humano, lo cual es a buen seguro más importante.

El delegado del Distrito, Jaime Ruiz, que visitó todas las exposiciones y asistió a todas las exhibiciones, comentaba satisfecho; «la labor humana que se realiza en todos planos del ámbito de los talleres socioculturales del Distrito es lo que quiero destacar por encima de todo. Hemos entregado reconocimientos a dos personas con una discapacidad, más concretamente a una persona ciega y a otra sorda, además de a un señor de ochenta y dos años, lo cual es un ejemplo de esfuerzo, superación y vitalidad, que debe ser ejemplo para los más jóvenes del Distrito».