La Asociación de Vecinos Huerta de Santa Teresa recibe, tras diez años de espera, la llave de su ambicionado local en la calle Muñoz Seca de manos del Delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz.

«Sé las vicisitudes que habéis pasado hasta llegar a este momento, las innumerables solicitudes que habéis presentado en el Distrito desde que se os prometiera el uso de este local por el gobierno socialista, allá por el año 2004, y el verdadero empeño que habéis puesto todos vosotros por conseguirlo, especialmente vuestro Presidente Miguel Cáceres, al que quiero felicitar en un día como hoy. Nuestro Alcalde Juan Ignacio Zoido se comprometió personalmente con vuestra Asociación a que esa promesa incumplida  por anteriores Corporaciones dejara de dormir el sueño de los justos y, no sin trabajo y esfuerzo, así se ha conseguido», comentó el Delegado Ruiz a la veintena de vecinos que se congregaron para recibir el local.

Y es que la cesión del uso compartido de dicho local perteneciente a las instalaciones del Parque Móvil Municipal se aprobó por unanimidad en el Pleno de Mayo de 2014 de la Junta Municipal del Distrito San Pablo-Santa Justa. La elevación al Pleno y la consiguiente votación se realizó nada más conseguirse el 11 de abril de este mismo año la adscripción de dicho local de nuevo al Distrito, y gracias a la agilización de las gestiones realizadas desde el mismo a tal efecto.«Quiero agradecer personalmente a nuestro Delegado Jaime que se haya movilizado de una manera tan personal y eficaz para que este sueño de tener una nueva sede para la Asociación sea hoy una realidad»,  espetó Miguel Cáceres, presidente de la misma, delante de los presentes.

La labor social que realiza la Asociación de Vecinos Huerta de Santa Teresa en el barrio es incuantificable. No obstante, sirve como aproximación el hecho de que se desarrollen siete talleres socioculturales, cinco provenientes de la Unidad de Trabajo Social (UTS) del Distrito, y dos directamente coordinados desde el Distrito. Uno de los motivos por los que no se acogían más talleres y actividades era la siempre problemática falta de espacio, hándicap que ahora dejará de serlo dado el mayor tamaño del nuevo local. «Albergaremos todos los talleres que quepan y que nos soliciten desde el Distrito como así hemos acordado al adquirir el uso compartido y porque ese es el fin de esta Asociación, colaborar y dar servicio a los vecinos de nuestro Barrio», comentaba el Presidente visiblemente emocionado.